Gatera » Adopciones

Consideraciones antes de adoptar a un gato

22 febrero 20095.018 lecturas3 ronroneos
 

Un buen día podemos decidir que queremos convivir con uno o varios gatos, algo que puede suceder en casa por motivos dispares. Tal vez porque hemos crecido en familias que gustaban de la compañia de los animales, tal vez porque encontramos a un gato abandonado y nos apiadamos de él, tal vez porque una persona conocida avisó de que su gata había parido y necesitaba dar en adopción a las pequeñas crias por no poder mantener a toda la familia gatuna. Puede ocurrir por muchos motivos pero sea como fuere lo importante es tener en cuenta como va a cambiar nuestra vida con la entrada de un amigo felino en casa. Cuando se adopta a un gato deben tenerse en cuenta una serie de cuestiones para que su vida futura sea satisfactoria para ambas partes, y que la relación entre los humanos adoptantes y el gato o gata sea para siempre, debemos pensar en todo lo que vamos a necesitar, en lo que estaremos dispuestos a cambiar en nuestras rutinas de vida diarias con la llegada del nuevo inquilino. Un gato es mucho más apegado de lo que aparece en las leyendas urbanas, en las creencias desinformadas que los tachan de egoístas, traicioneros y seres independientes interesados en la comida y el bienestar que una vida casera puede ofrecerles. Poner un gato en nuestra vida, dará vitalidad a la casa, hará más llevadero cualquier periodo de soledad, nos hará estar más activos, podremos dar y recibir mimos y jugar con el animal.

Esperanza de vida de un gato

La esperanza de vida en los gatos es variable, si tienen calidad de vida, están protegidos por sus vacunas, están bien alimentados, hacen ejercicio, reciben atención, son gatos caseros y apenas han tenido enfermedades a lo largo de su vida, pueden vivir de 15 a 20 años. Sin embargo este es el estado ideal, los gatos que han pasado temporadas duras siendo abandonados, viviendo como gatos callejeros suelen tener una esperanza de vida algo más reducida. No hay que adoptar un gato o gata por impulso.

Hay que verificar que tenemos la aprobación de los demás miembros de la familia que habitan en casa, por eso es importante debatir la decisión para que todos en la familia estén de acuerdo con tener y cuidar de la nueva mascota. También es importante verificar que nadie en la familia sea alérgico o asmático, también tener en cuenta que algunos animales pueden estar enfermos y aunque no transmitan enfermedades a los humanos si pueden hacerlo entre ellos, por eso es necesario informarse si vamos a relacionar al nuevo inquilino con otros animales. Las mascotas son un miembro más de la familia, si no se está dispuesto a asumir este compromiso de por vida, no hay que adoptar a un gato que más tarde puede acabar abandonado, dolido por la actitud de su familia y con pocas esperanzas de sobrevivir solo.

Además debemos tener en cuenta que si nos mudamos el gato vendrá con nosotros, que si ocurre alguna tragedia en la familia no abandonaremos a la mascota por estos motivos.

¿Qué edad quieres que tenga el gato?

Es importante decidir esta cuestión de antemano, pensando muy bien si se desea un cachorro, un gato de hasta un año de edad aproximadamente, aunque depende de las razas de gatos, o si se prefiere uno en edad adulta más de dos años de edad, o un gato anciano en sus últimos años de vida, son muy tranquilos y sosegados, apenas tienen la energía suficiente para jugar y suelen dormir casi todo el dia, pero no dicen que no a unos mimos.

Infórmate bien sobre las ventajas y los inconvenientes que supone el hecho de adoptar un gato en cada una de estas edades. La mayoría de la gente es reacia a adoptar felinos adultos, cuando en realidad el período de adaptación de éstos suele ser menor que en el caso de los cachorros, que sólo piensan en correr, jugar, saltar, olfatear todo lo que hay en la casa.

Se cree que un gato de corta edad se adapta con mayor facilidad al hogar que uno adulto. Pero un cachorro, además, puede tener el gran inconveniente de que su hiperactividad, propia de esta etapa vital, impida que captemos cuál es su verdadero carácter. Su forma de ser se esconde tras su necesidad de jugar; necesidad que, por otra parte, mantendrá durante toda su vida, excepto cuando enferme.

Pero un felino no se adapta por la edad que tiene, sino por su carácter y el entorno en el que vive. De ahí que, en algunas ocasiones, sea mejor adoptar uno de edad adulta que se acomodará perfectamente a la familia y en un corto periodo de tiempo.

Mucha gente busca cachorros, solamente gatitos incluso diminutos pequeñines que apenas tienen semanas de vida y no han podido estar con la madre porque los han separado.

¿Por qué se buscan las crias?

Pues generalmente porque los gatitos son monísimos cuando son pequeños igual que los cachorros de cada especie, también existe la falsa creencia que menciona mucha gente: “así se acostumbra a nosotros desde pequeño”.

Si bien es totalmente cierto que son preciosos, los gatitos conllevan mayor responsabilidad y cuidado, hay que alimentarles con biberón cada cuatro horas aproximadamente, no vamos a dormir del tirón por ellos, hay que estimularles para que miccionen y defequen porque sin su madre hay que ayudarles después de las tomas.

¿Estamos dispuestos a comprometernos a ello? Tengamoslo en cuenta.

Los gatos adultos que esperan en una protectora se sientan a contemplar como una familia tras otra los ignora en favor de un precioso gatito pues al ser tan monos siempre gozan de una gran acogida, sin embargo, puede que tú seas la última posibilidad que permita a uno de esos gatos adultos abandonados, olvidados, ser feliz de nuevo.

Un gato adulto, generalmente ya está familiarizado con los humanos si fue una mascotas abandonada, sabrá seguramente que debe ir a la caja de arena para hacer sus necesidades y no tendremos que darle los cuidados especiales que requieren las crias.

El gato anciano, en edad geríatrica, no tiene mucha energía, no juega tanto, no tiene la hiperactividad juguetona de un cachorro y duerme casi todo el dia.

¿Conoces las necesidades básicas de un gato?

El gato, como felino eminentemente territorial, organizará el lugar en el que viva en las diferentes áreas de la casa:

Zona de aseo, la bandeja con la arena sanitaria, siempre en otra habitación distinta a la que tenga su comida o por lo menos no deben tener la comida junto con la caja o bandeja de arena.

Zona de baño, allí se lavará, o lo hará en aquel lugar donde esté cómodo para atusarse el pelaje.

Zona de comida, lejos de la bandeja de arena donde hace sus necesidades.

Zona de dormir y zona de jugar. Generalmente estas zonas pueden estar en una habitación tranquila donde el felino tenga la cama o pequeño y cómodo refugio, le vendrá bien tener algunos juguetes como pequeñas pelotas sin casi peso y el rascador para estirarse y usar allí sus garras, pues no queremos que lo haga en los muebles.

Un gato no necesita una casa grande, ni un gran jardín, sino que debe encontrar su comida y su bandeja en lugares adecuados para utilizarlas.

¿Tienes poco tiempo y tu gato estará solo a menudo?

No es bueno que un gato esté solo muchas horas al dia, reclaman la atención de las personas con maullidos, generalmente los gatos no maullan si no desean algo, pero saben que los humanos les hacen caso al maullar. Los gatos son más apegados y cariñosos de lo que su mala fama dice de ellos, de hecho pese a ser más independientes que los perros, los gatos caseros no saben sobrevivir en colonias de gatos cuando son abandonados. Es conveniente saber que es arriesgado adoptar una pareja de gatos, ya que en ese caso hay que castrar a ambos si no deseamos tener crias cada vez que entren en celo y se reproduzcan. No debería existir ningún problema en el caso de ser una adopción de dos hermanitos de mismo sexo. En general la convivencia entre gatos suele ser sencilla, puesto que no hay gato que domine sobre otro. Ambos reparten su territorio, que comparten con respeto, juegan y al cabo de un par de días suelen dormir abrazados o se lavan unos a otros, que es su forma de crear vínculos afectivos entre ellos, y con los humanos, dándose lametones. Hay que tener cuidado si la pareja no se conoce porque no deben presentarse bruscamente o bajo nuestro control.

¿Tienes niños pequeños?

Además de buscar un gato familiarizado con los niños, para que el gato no se comporte de forma defensiva, es extremadamente importante que éstos sean conscientes de que el carácter del gato le hace un ser parcialmente independiente que no quiere ser acosado en los juegos o mimos. A nadie le gusta que lo lleven en brazos inseguros mientras alguien grita en nuestra oreja. El niño aprenderá a conocer las diversas formas de actuar que tienen los seres vivos, a respetarlos y a quererlos. Sólo hay que explicarle que lo que le gusta al gato es correr tras una pelota, jugar con una cuerda que sostenemos entre nuestros dedos o cazar los zapatos del niño. Muchas personas creen que un felino, cuando salta sobre los pies y piernas de las personas con las que vive, es agresivo, pero no es cierto, es una forma de jugar y ejercitarse. Cuando un gato salta sobre nuestros pies y piernas está pidiendo actividad porque se aburre. El juego no violento, divertido y rápido es el mejor camino para que se integre totalmente en la familia.

¿Tienes otros animales en casa?

Valora las posibilidades de convivencia entre ellos antes de adoptar un nuevo animal. El gato no suele aceptar a los nuevos compañeros de hogar con facilidad, porque su territorio se ve reducido y se puede sentir un príncipe destronado si antes era el único gato de la casa. La mejor táctica, si hay otro animal en casa (perro o gato), es que el nuevo inquilino sea instalado en una habitación bien acondicionada para que ambos se conozcan, a través del olfato, durante al menos una semana. Habrá que estar con el nuevo gato, hacerle compañía, que vaya conociendo a todos los miembros de la familia.

En el caso de que el veterano sea el perro, del que sabéis que tiene buena relación con los gatos, pasados 10 ó 15 días, dejad salir al felino. Es conveniente no interferir, porque habrá bufidos, alguna carrera del gato y mucha curiosidad y miedo. Es totalmente natural. En pocos días la convivencia será una realidad, siempre que nadie haga aspavientos o se asuste demasiado.

Si el veterano es un gato, ya se habrán olfateado e identificado ambos. Durante algunas semanas es posible que haya bufidos y algún que otro manotazo sin importancia. Es importante no intervenir en estas tomas de contacto ni castigar a ninguno de los dos, porque el castigo no es comprendido por los gatos y suele resultarle terriblemente doloroso, ya que son más apegados de lo que parecen. Con el tiempo, ambos encontrarán su sitio y convivirán sin problemas.

Una elección precipitada te perjudicará a ti y al gato. Todos los centros de adopción de animales serios estarán encantados de asesorarte y responder a todas las preguntas que tengas antes de tomar la decisión final.

Averigua todo lo que puedas sobre la vida pasada del animal y de su carácter. Pregunta en el refugio o a sus antiguos dueños si lo regalan por no poder atenderlo.

En el caso del felino, es muy importante porque en la primera fase de convivencia todo será extraño y, con toda probabilidad, tendrá miedo y desconfianza. Hay que ganarse la familiaridad del gato hablando en voz normal o baja, con cariño y manteniendo situaciones tranquilas. Así encontrará la confianza y buscará vuestra compañía con mayor rapidez, una vez que haya entrado en el hogar familiar.

Una vez adoptado, lo primero que se debe hacer es llevarle al veterinario que lo vaya a tratar habitualmente, hacerle su cartilla veterinaria y llevar las vacunas bien controladas.

El chip subcutáneo no es obligatorio pero identifica al animal y si vamos de viaje o el animal se pierde será necesario que nuestro gato esté correctamente identificado.

En cuestiones de salud, el gato es fuerte, resistente a las inclemencias y delicado al mismo tiempo. Una situación de estrés continuada puede generar que su sistema inmunitario se deprima, creando un momento idóneo para que las enfermedades oportunistas le ataquen. Es resistente y fuerte, pero debe ser vigilado. Cuando se esconde constantemente y no sale de debajo de la cama para comer o usar su bandeja, está enfermo y conviene observar su actitud para averiguar si hay un problema. Recuerda que el juego es esencial en sus vidas y hasta un gato de 15 años juega de vez en cuando. Por tanto, el factor actividad de tu gato te avisará de su estado de salud con mucha rapidez.

¿Gato de refugio?

– No debes elegir un gato de un albergue o de una perrera solamente porque sea más barato, la cuota de adopción se cobra al entregar una cartilla veterinaria donde figuran test inmunodeficiencia/leucemia, vacunas, desparasitación, esterilización, cuyo coste ha sufragado antes el centro de protección animal o asociación protectora y que se reembolsará para mantener a otros animales recogidos. Un gato de un albergue necesitará las mismas atenciones y conllevará los mismos gastos que uno comprado y debemos tener en cuenta el presupuesto mínimo para alimentación, vacunas, rascador, bandeja sanitaria, arena, cama y algún imprevisto. La compra de un gato tampoco es garantía de buena salud, mucha gente aprovecha para vender gatitos sin saber nada de ellos o de la raza felina, no saben en que condiciones están los animales que venden. En la infancia, hasta los tres meses, el gato vive de las defensas cedidas por su madre en la lactancia, los gatitos separados son más débiles pues su sistema inmunitario es menos fuerte, no tienen defensas adquiridas. Un cachorro al que se le ha diagnosticado una enfermedad vírica a los dos meses, puede estar perfectamente sano tras seis meses; y al contrario.

– No te precipites. Piensa que tu compromiso tiene que durar toda la vida del animal.

– No elijas al animal sólo por su aspecto. Su forma de comportarse es mucho más importante que su belleza exterior.

– No agobies a tu nuevo gato con mimos y carantoñas, por muy adorable que sea. Ten en cuenta que puede sentirse acosado y asustarse si lo haces. Dale tiempo y espacio para que se vaya acostumbrando a su nuevo hogar.

Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta antes de adoptar un gato. Antes de dar el paso no olvides asesorarte e informarte al máximo sobre su comportamiento o su carácter, consulta a asociaciones, en clínicas veterinarios si es necesario y también habla con amistades gatófilas. Adoptar a un gato o gata abandonado es salvar una vida, obtener calidad de vida para nosotros y para el animal, además de permitir, en el caso de que el gato estuviese en un refugio, que la plaza dejada sea ocupada por otro gato callejero que no tenía sitio para ser rescatado.


Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (No Ratings Yet)
Cargando…


3 ronroneos »

  • Joaquin maulló:

    :culete: Buen articulo. Gracias.

  • RaraM maulló:

    Muy bueno el artículo, que invita mucho a la reflexión…

    Cabría quizás añadir alguna noción básica para valorar un poco el estado de salud de los gatos/gatitos sin necesidad de acudir a un especialista (sobre todo en los casos de adopción a personas conocidas, ocasiones en las que rara vez hay alguien ducho en el tema de la salud gatuna…); como por ejemplo:

    – comprobar que el hocico esté húmedo, los ojos limpios y la membrana nictitante (tercer párpado) oculta;
    – comprobar que no haya restos de heces (especialmente diarrea) en la zona genital;
    – comprobar que no haya cera (especialmente negra) en las orejas;
    – comprobar el brillo del pelo, así como el estado de la piel;
    – ver al gato moverse/jugar para descartar lesiones;
    – preguntar por el estado de salud de los progenitores (si éstos son conocidos); y
    – pasar un rato con el gato (preferentemente en “su hábitat actual”) para ver como se desenvuelve y qué tipo de carácter tiene.

    Estas pequeñas observaciones pueden ser significativas a la hora de adoptar un gato con una salud inicial buena. A partir de entonces, los cuidados del adoptante deberán encargarse de que el gato siga gozando de buena salud y de felicidad.

  • Michelle maulló:

    :salta: wow este articulo ya tiene tiempo pero es muy bueno. :culete:

Ronronea si te gustó el contenido

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes personalizar tu imagen de usuario mediante un perfil en Gravatar.com.

:sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?: