Gato Angora Turco

El gato Angora turco es una raza de las más antiguas que se pueden encontrar entre las razas de gatos domésticos, como muchas otras, tiene orígenes difuminados en el tiempo aunque las referencias que se tienen en la cultura, diarios de exploradores, literatura y artes plásticas, datan de siglos anteriores al establecimiento de otras razas únicas de gatos, la mayoría reconocidas por asociaciones británicas y estadounidenses en el siglo XX a partir de registros de pedigree y árboles genealógicos. El nombre de Angora hace referencia a Ankara, capital del Estado moderno de Turquía, de donde procede esta raza gatuna, preexistente durante el imperio Otomano que despareció al término de la Primera Guerra Mundial.

Historia del Gato Angora Turco

Como primera hipótesis del origen del gato Angora turco, se cree que evolucionó a partir del gato silvestre en China desde donde se trasladaron ejemplares por Asia siguiendo el comercio de la milenaria ruta de la seda hasta Persia. La segunda hipótesis sugiere que el gato Angora turco llegó desde las montañas de Persia hasta la región turca de Anatolia debido a las invasiones árabes durante la expansión del Islam y a la toma de Constantinopla por los turcos otomanos en el siglo XV con el ocaso de Bizancio. En el imperio Otomano se transformó en un gato con un pelaje más ligero diferenciándose así de sus ancestros los gatos Persas de pelo largo, abundante manto en variados patrones de colores, raros aquellos gatos totalmente blancos, mientras que, la tercera teoría, que sitúa su origen entre el Cáucaso y Anatolia, es la vía de investigación, a la manera griega de Parménides de Elea, más aceptada que la doxografía.

Dicha hipótesis indica que el gato Angora Turco procedería de la evolución de una antigua raza de gatos domésticos del suroeste de Rusia que desarrolló un pelaje más largo para defenderse de los fríos inviernos, ya que el gato de Angora tiene un pelaje semilargo, con un buen manto y cola tupida. Esta nueva raza de gato llegaría al actual territorio de Turquía, Persia e India entre los siglos IX y XI junto con los mercaderes que cubrían las rutas comerciales de Turquía e Irán; estos felinos serían el origen de los gatos Angoras y de los Persas. En el siglo X los vikingos llevarían algunos de estos gatos de pelo largo a los territorios escandinavos y nórdicos con lo que también podrían ser los antepasados del gato Bosque de Noruega y del Maine Coon.

La primera prueba documental de la existencia del gato Angora Turco data del siglo XV. Se cree que su llegada a Europa se produjo en el siglo XVI cuando uno de los sultanes turcos descendientes de la dinastía osmanlí regaló algunos ejemplares a familias nobles británicas y francesas. El explorador italiano Pietro della Valle, impresionado por esta raza durante sus viajes por la India, Persia y Turquía entre los años 1614 y 1626, no pudo evitar volver a Europa con varios Angoras Turcos, ejemplares que constituían el regalo digno de un rey. Un contemporáneo suyo, el francés Nicolas-Claude Fabri de Pieresc (1580-1637), se convirtió en el primer criador europeo de esta raza de gatos turcos en el primer cuarto del siglo XVII, y su obsequio de un ejemplar totalmente blanco de gato Angora turco al cardenal Richelieu hizo que el precontemporáneo gato Angora Turco se convirtiera en un gato muy popular entre los nobles franceses y la realeza cortesana a los monarcas absolutistas Louis XIII y Louis XIV, el rey Sol, durante los siglos XVII y XVIII.

A diferencia de las pinturas de militares en poses ecuestres en su imperioso caballo, los retratos de la nobleza, familias de la monarquía absoluta de los Habsburgo y los Borbones donde sí aparecen perros dentro de la estancia palaciega, como en las Meninas de Velázquez, donde todos los representados observan al espectador, los gatos no aparecen en las pinturas hasta la Ilustración y la pintura decimonónica. Durante el siglo XVIII, los pintores tuvieron autonomía para realizar obras pictóricas de ilusionismo figurativo dentro de la tradición realista neoclásica previa al naturalismo, que mostraban gatos orientales en escenas costumbristas previas al romanticismo ya en el siglo XIX. Los artistas dejaron de padecer el yugo de la obligada representación de escenas religiosas de las sagradas escrituras o mitológicas de la cultura grecolatina para representar la vida cotidiana de su época histórica, donde los retratos no eran de familias nobiliarias ni de la monarquía, sino de personas corrientes en el pueblo llano.

Jean Jacques Bachelier Chat d'Angora 1761


Jean-Jacques Bachelier pintó alrededor del año 1761 a un gato blanco con un hermoso pelaje largo muy similar al gato Angora turco actual, total protagonista del lienzo.

Jean Jacques Bachelier Chat d'Angora 1761
Michel Martin Drolling pintó un gato blanco de manto largo tipo Angora Turco en el año 1789, en una escena donde una madre británica muestra a su niña una trampa para ratones junto al guardián felino de la casa, un gato Angora turco. El cuadro fue expuesto en el gran salón del museo del Louvre en París a partir del año 1793, entre lo bello y lo siniestro, cuando la revolución francesa dio paso al directorio previo al terror de las ejecuciones de nobles vinculados a la corte de Louis XVI, último rey de Francia.

Sin embargo, en los comienzos del siglo XIX, el gato Persa desplazó al gato Angora turco que pasó a ser una rareza y, paulatinamente, los gatos de pura raza Angora fueron desapareciendo. Se puede decir que la popularidad del gato Angora Turco fue bajando a medida que aumentaba el furor por los gatos Persas. Se llegó al punto de que en 1887 el club felino British Cat Fancy resolvió que todos los gatos de pelo largo o semilargo serían denominados Persas o Gatos de Pelo Largo y estableció un claro estándar. Los gatos Angoras Turcos no fueron incluidos en este grupo con lo que pronto fueron olvidados hasta que se revalorizó la apreciación popular con el auge del nacionalismo turco en las dos primeras décadas del siglo XX. El drama de su posible desaparición está lleno de mala fortuna pues fue precisamente esta raza de gatos la que transmitió el gen responsable del pelo largo en el gato Persa. Al final de la II Guerra Mundial el histórico linaje del gato Angora turco estaba en vías de extinción. Criadores de Europa y de los Estados Unidos importaron gatos Angoras de Turquía, donde dicha raza gatuna está actualmente protegida.

Angora Turco

La situación de la raza gatuna Angora turco empeoró aún más puesto que en su país de origen comenzaba a extinguirse debido al mestizaje. Por este motivo, el gobierno turco decidió encargar al zoológico de Ankara un programa de conservación y reproducción para los pocos ejemplares de gatos Angora pura raza que aún quedaban en el país. Se aplicaba exclusivamente a los ejemplares de color blanco -denominados Ankara kedi y considerados como un tesoro nacional- aunque un buen número de documentos, sobre todo, en 1856, asociados al señor Lottin de La Val, presidente de la Sociedad Nacional de Aclimatación, hacen referencia a la variedad del colorido del pelaje del gato Angora en su país de origen, a pesar de que el gato Angora pura raza o gato de Ankara, Turquía, es blanco níveo, inmaculado, todo blanco uniforme impoluto.

Gracias a este programa, el gato Angora Turco fue redescubierto. Hay quien se lo atribuye a la criadora americana de gatos Angora, la entusiasta Charles Weed que en el año 1959 decidió relanzar su cría en Estados Unidos tras comprar algunos ejemplares del zoológico de Ankara, Turquía, por un precio prohibitivo. Sin embargo, parece que fue Lisa Grant, esposa del coronel Walter Grant destinado en Turquía en 1962, quien consiguió importar a Estados Unidos una pareja de gatos Angoras Turcos: Yildiz, un gato Angora macho de color blanco de ojos dispares, azul y ámbar, y Yildizcik, una gata Angora hembra totalmente blanca de ambos ojos ámbar. En 1966 llegaron otros dos ejemplares y entre los cuatro se consiguió reintroducir la raza gatuna. En 1970 fue reconocida por la CFA, aunque en un principio sólo los gatos blancos fueron aceptados, hasta que en el año 1978 se aceptaron otros colores, y en 1988 la raza gatuna fue reconocida por la FIFe.

Estándar de la raza Angora Turco

La cabeza del gato angora turco es pequeña a mediana, de forma triangular, se afina ligeramente hacia el mentón. Cráneo muy plano. Carrillos colgantes, permitidos en machos adultos. Hocico ligeramente redondeado, muy largo. Nariz de longitud mediana, bastante derecha, sin break. Mentón firme, ligeramente redondeado, en la vertical de la punta de la nariz. Las orejas son grandes, anchas en la base, de inserción alta, puntiagudas. Tupidas con mucho pelo y preferiblemente con pinceles.

Angora Turco

Sus ojos son grandes, almendrados, ligeramente oblicuos y con una mirada expresiva. Se aceptan todos los colores en el iris, en armonía con el color de la capa. Aunque los gatos angora más deseados tienen ojos azules o con heterocromía, siendo uno ámbar y el otro azul, el color de los ojos en los gatos completamente blancos o mayoritariamente blancos puede ser ordinario, esto es que el iris contenga pigmento de eumelanina con diferentes grados de manifestación entre el verde y el marrón, aunque el color ámbar, entre amarillo y naranja sea preferido en muchas razas de gatos.

Angora Turco

Angora Turco

Un aspecto único del gen responsable del manto blanco en gatos domésticos no es sólo su dominancia en el efecto del color, sino también en el desarrollo del sistema nervioso en el periodo embrionario, notablemente su influencia en los órganos de la vista y el oído. Cuando los ojos son azules se trata de una manifestación de la falta de pigmentación en el iris. Tanto cuando ambos ojos son azules como cuando sólo uno de los dos es de color azul se suele apreciar una falta de audición. Según datos del zoológico de Ankara, sólo 5-10 % de los gatos angora completamente blancos de ojos azules oyen bien, y entre 25-30 % de los gatos angora completamente blancos pero con ojos ámbar puede tener sordera o hipoacusia leve a moderada. Pese a estar más cotizados por su aspecto, los gatos angora totalmente blancos de ambos ojos azules tienen sordera o hipoacusia bilateral en un 90%, manteniendo esta característica hereditaria por la demanda y la cría endogámica, mientras que con ambos ojos de color ámbar, más comunes, un 70% de los gatos angora turco tiene buena audición. Si los ojos son dispares, la falta de audición ocurre en el oído del perfil donde está el ojo de color azul, con hipoacusia.

Angora Turco

La complexión del cuerpo del gato Angora turco es de aspecto largo, fino, musculoso. Con el cuello largo y el pecho estrecho. Paletillas y ancas de la misma anchura. Grupa ligeramente más alta que las paletillas. Osamenta fina, aspecto ligero que solamente esconde el abundante pelaje.

Sus patas son largas, finas. Patas posteriores más largas que las anteriores. Pies pequeños, ovalados; redondos. Mechones de pelo entre los dedos. La cola es larga, en proporción con el cuerpo con una la punta bastante tupida de pelo.

Gato de pelo semilargo, con textura sedosa, fina. Muy poca pelusa. Pelo más largo en la gorguera, la parte posterior de los muslos y el vientre, donde es ligeramente ondulado. La gorguera no se desarrolla hasta después del primer año de edad. Todos los colores están reconocidos, con cualquier proporción de blanco, excepto el chocolate, el lilac, el canela y el fawn, así como los motivos colourpoint y Burmese. El color blanco es el más apreciado entre los gatos de Angora.

Defectos: Osamenta pesada, cuerpo de tipo Persa, cobby. Cabeza excesivamente redonda o de tipo oriental. Perfil con break. Cola muy corta. Los ojos verdes sólo están admitidos en gatos blancos, silver y golden. Observaciones: Cruces autorizados con otras razas: ninguno.

Carácter del gato Angora Turco: Gato equilibrado, activo, vivaz, juguetón, pero al mismo tiempo tranquilo. Es muy sociable con su congéneres y con los perros a los cuales ha sido acostumbrado durante su desarrollo y fase de socialización cuando todavia era gatito. Dotado de gran capacidad de adaptación, los viajes no suponen ningún problema para él. Muy afectuoso y de una extremada sensibilidad, se muestra tan deseoso de ser acariciado que puede llegar a resultar un poco pesado sobretodo con la persona a quién más vinculado se siente. El gato Angora turco es parlanchín, pero su maullido es dulce. Robusto, deportivo, ágil, amante del agua y cazador, necesita disponer de espacio. Su mantenimiento es fácil debido a la casi ausencia de pelusa pero hay que cepillarlo varias veces por semana y darle una toma de malta felina aunque esto no se hace diariamente. En el momento de la muda, la caída de pelo es muy abundante, el cepillado deberá ser diario para no encontrarnos la casa llena de pelos por muebles y alfombra.

1 Respuesta a “Gato Angora Turco”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.