Gatera » Razas gatunas

Gato Bengalí

12 Marzo 200924.814 vistas2 ronroneos

La raza gatuna bengalí es el resultado del sueño de una criadora de obtener un leopardo doméstico, un gato que conserva la apariencia salvaje de sus ancestros pero combinada con el carácter dócil, cariñoso e independiente que se espera de los animales de compañía, pese a la mala fama, de ariscos e independientes que tienen los gatos. Un pelaje dorado con manchas negras, como el del leopardo de Asia, su ancestro salvaje, aunque este felino doméstico tiene un tamaño inferior. El gato leopardo de Asia vive en las selvas y bosques de China, India, Corea, Singapur, Taiwán, Filipinas, Borneo y Tailandia y su nombre latino es Felis Bengalensis o Prionailuros Bengalenses. En 1963 Jean Mill, afincada en California, se embarcó en una complicada tarea: obtener un gato de aspecto salvaje y temperamento dócil. Para ello, adquirió una hembra de gato leopardo asiático o Felis bengalensis a la que llamó «Malaysia» salvaje, pantera en miniatura de capa manchada, gran nadador y pescador. La cruzó con «Tom», un ejemplar doméstico negro de la raza American Shorthair, con el objetivo de crear una raza doméstica con las características típicas de los gatos salvajes. Los descendientes de este cruce fueron fértiles. Apareadas con su padre, las hembras dieron a luz gatitos de capa con manchas. Se había creado de esta manera al gato Bengalí.

El resultado del apareamiento fueron dos cachorros, un macho que murió y una hembra, «Kin Kin», muy parecida a su madre. Al igual que había ocurrido en anteriores intentos para cruzar especies diferentes, los expertos de la Cornell University creyeron que esta gata sería estéril pero al cruzarse con su padre, «Kin Kin» tuvo una camada de cachorros también parecidos a su abuela con manchas redondas como las del leopardo. Sin embargo, Mill tuvo que poner fin a sus experimentos por problemas económicos tras la muerte de su marido. Diez años después se volvió a casar y pudo retomar su trabajo gracias a la colaboración del doctor Williard Centerwall. En el año 1973, el doctor Centerwall, de la Universidad de California, continuó con estos cruces para estudiar la resistencia del gato-leopardo asiático al virus de la leucemia felina. Entregó ocho de esos híbridos a J. Sudgen, que se había convertido en Mme Hill, quien continuó su programa de cría y selección. Los criadores utilizaron al Siamés, al Mau egipcio y al Burmese para crear nuevas líneas. que desarrollaba una investigación sobre la leucemia felina realizando cruces de leopardo asiático con gatos domésticos tratando de encontrar el gen que les hacía inmunes a esta enfermedad. La primera generación de gato Bengalí, resultado del cruce de las dos especies, se denomina F1. Está formada por gatos independientes aunque no agresivos y sus machos son estériles. De carácter tímido, las hembras son muy protectoras con sus cachorros hasta el punto de llegar a comérselos si se sienten en peligro. Son muy parecidos al gato leopardo asiático pero en su mayoría no resultan aptos para ser animales de compañía. Las hembras de esta generación se cruzan con Burmeses, Mau egipcios o American Shorthair para conseguir la segunda generación, F2, en la que los machos continúan siendo estériles.

Estos gatos son más confiados y pueden convivir con humanos e, incluso, con otros animales domésticos. En la tercera generación, F3, algunos machos resultan ser fértiles aunque sólo durante algún tiempo pero ya en la cuarta, F4, lo son en un gran porcentaje.

Dado que uno de los objetivos que se buscaban en estos cruces era fijar el temperamento de esa raza, se fueron seleccionando los ejemplares más dóciles para continuar con la cría. Además, en alguna generación las características del gato leopardo asiático se iban diluyendo y las crías tenían un aspecto más doméstico por lo que los que se alejaban de la apariencia de leopardo fueron apartados del trabajo de cría.

En 1980 Jean Mill encontró en la India un gato doméstico de color naranja intenso con manchas oscuras de color marrón y ojos verdes, muy parecido al gato leopardo asiático. Superados los trámites legales, pudo llevar este ejemplar a Estados Unidos para cruzarlo con hembras F1 y F2. Bautizado como «Millwood Tory of Delhi» es el responsable de la transmisión de los ojos verdes en el Bengalí. En 1983 los ocho gatos cedidos a Jean Mill por el doctor Centerwall y su descendencia fueron inscritos en la TICA, organización que en 1991 reconoció a los Bengalíes «spotted» y, años más tarde, al resto de variedades. En 1999 La FIFe reconoce oficialmente a esta raza, aunque la raza está poco difundida ya que se considera que es un gato todavía salvaje y no del todo doméstico.

Estándar de la raza Bengalí

La cabeza del gato bengalí es bastante ancha, con contornos redondeados. Ligeramente más larga que ancha. Perfil ligeramente curvo entre la frente y la línea saliente de la nariz. Pómulos altos, pronunciados.Carrillos colgantes aceptados en los machos adultos. Hocico ancho, macizo. Nariz grande, ancha, ligeramente cóncava. Mandíbulas bien pronunciadas.

Las orejas bastante pequeñas, anchas en la basa, puntas redondeadas, erguidas. No se desean los pinceles de lince.

Los ojos son grandes, ovalados, bien separados, ligeramente oblicuos. Todos los colores están aceptados excepto el azul y el aguamarina. Azules en el seal lynx azul point; entre oro y verde en el brown tabby; azul verde en el seal mink tabby.

El cuerpo tiene una complexión fuerte, aunque como un leopardo en miniatura, largo, grande, potente, pero no de tipo oriental. Osamenta robusta. Musculatura potente y misma complexión en el cuello del gato.

Las patas son medianas, las posteriores ligeramente más largas que las anteriores. Osamenta y musculatura fuertes como el cuerpo. Pies de gran tamaño, redondos. Almohadillas negras.

La cola es medianamente larga, gruesa, se afina hasta una punta redondeada.

Es un gato de pelo corto, fino. Con un pelaje denso, frondoso y de textura muy suave. La capa puede ser de las siguientes variedades:

Spotted tabby. Las manchas pueden ser negras, chocolate o canela. El pelaje de fondo es preferiblemente naranja. Rayas negras en las paletillas y anillos en la cola, la punta de la cual es negra.

Marble tabby. Anchos dibujos que evocan la concha de una ostra en los flancos y las alas de una mariposa en las paletillas. El “Leopardo de las nieves” es blanco con manchas y vetas que van desde el rojo hasta negro. Sus ojos son azules.

Defectos: Manchas unidas formando rayas. Ausencia de negro en la punta de la cola. Vientre no moteado. Almohadillas rosas o incoloras.

Carácter del Gato Bengalí: Este gato es equilibrado y agradable para convivir, siempre y cuando sea parte, como mínimo, de la cuarta a la séptima generación después de la hibridación entre un gato y un leopardo de Asia. No obstante, su instinto cazador y su dinamismo están por encima de la media de la especie. Los gatitos son más bien devastadores. El macho tiene reputación de ser mucho más amable que la hembra, que frecuentemente es muy independiente y tan excesiva para manifestar la cólera como para demostrar ternura. Sociable con sus congéneres y los perros, si bien pueden observarse comportamientos “salvajes”. Vivo y activo, le gusta gastar energía y adora el agua. Necesita espacio, aunque algunas personas los quieran tener en apartamentos pequeños. Muy posesivo con respecto a su amo, quien debe dedicarle tiempo. Puede ser tan afectuoso como cualquier otro gato o tan indiferente como cualquier otro gato. Su voz es discreta, se dice que el gato bengalí maúlla modulando la voz con diferentes tonos según su estado de ánimo. Su mantenimiento es fácil aunque hay que darle los cuidados normales de un gato y a ser posible dejarle un buen espacio para hacer ejercicio y explorar el hogar.

Observaciones: Cruces autorizados con otras razas: ninguno.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (1 votes, average: 1,00 out of 1)
Cargando…
 :sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?:

2 ronroneos »

  • Paulina Michelle maulló:

    Tengo otro gato bengali que se llama Gary está grande y gordito y por las mañanas me despierto para ir a la secundaria y me maullan por la ventana de la cocina para cuando quieren comer o jugar conmigo hasta parece que dicen Pauuuu Pauuuu y voy a jugar con ellos, los acaricio y si les gusta comienzan a ronronear y se dan vueltas en el piso como si fueran perritos y me siguen para todos lados. :ronroneo: :pet:

  • Microrrelato de Triunfo Arciniegas: Pequeño mío maulló:

    […] Gato bengalí. Fuente de la imagen […]

Ronronea si te gustó el sitio

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.