Gato Persa

Los primeros ancestros del gato persa fueron traídos desde Persia hasta Italia por Pietro della Valle (1586 – 1652) corresponsal, lingüista, explorador que viajó por Anatolia hasta llegar a la India en el siglo XVII, durante sus viajes en Persia descubrió el Código legislativo de Hammurabi en el año 1616, antes de traer ejemplares de gatos persas hasta Italia y los países del Mediterráneo. Estos gatos de origen iraní fueron especialmente acogidos por la aristocracia europea, los cortesanos de las monarquías absolutistas previas a la Ilustración, quienes los tenían en un gran pedestal y eran símbolo de su riqueza estamental.

Su origen en el reino persa, territorio del actual Estado moderno de Irán, puede ser anterior al periodo sasánida, dinastía de origen azerí. En 1501 el surgimiento de la dinastía Safaví produjo la sustitución del islam suní, hasta entonces mayoritario, por el chiismo duodecimano como religión oficial del reino persa, además de una intensa persecución de la mayor parte de cofradías sufíes de la mística islámica. Durante el gobierno de Nader Shah, desde en 1736, Persia alcanzó su mayor extensión territorial desde la época sasánida, hasta la guerra contra Rusia entre los años 1804-1813 que anexionó el Cáucaso.

Historia del Gato Persa

Pietro della Valle realizó entre los años 1614 a 1626 un viaje desde Venecia hasta la India, a través de Turquía y Persia. Durante su estancia en Isfahan, capital de Persia, se encontró con unos gatos de rasgos distintos a los felinos domésticos europeos, desconocidos en el Viejo Continente. En sus cuadernos de viaje figuran sus impresiones: eran gatos de buen tamaño y de pelo largo, especialmente melenudos alrededor del cuello, como una guedeja o vedeja cual melena de león, y su tupida cola, sobre la cual dijo que el pelo medía unos 15 centímetros. Pietro della Valle describe la capa del gato persa como sedosa, lustrosa y de un color azul grisáceo, por tanto, el color originario, nada que ver con todo el espectro de gamas cromáticas de los criaderos modernos. Pietro della Valle adquirió cuatro parejas de gatos persas a unos mercaderes que fueron enviadas a Roma tras arribar a Nápoles en el año 1621.

La segunda referencia famosa sobre importación de gatos persas hacia Europa occidental corresponde a Nicolas-Claude Fabri de Pieresc (1580-1637), conocido naturalista e investigador científico francés, está considerado como el gatófilo que importó gatos de pelo largo desde Turquía hacia Francia durante el primer cuarto del siglo XVII. La biografía autorizada al científico Pierre Gassendi, íntimo de Nicolas-Claude Fabri de Pieresc, aclara: «Allá en oriente se procuró gatos de color ceniza, pardo y moteados que eran muy hermosos.»

Fue a partir de Nicolas-Claude Fabri de Pieresc como el conspicuo cardenal Richelieu, Armand Jean du Plessis, secretario de Estado del monarca absoluto de Francia, Louis XIII, obtuvo sus primeros gatos Persas y Angora Turcos, de cuyos descendientes conservó hasta catorce ejemplares en el momento de su muerte: Félimare, Lucifer, Ludovic-le-Cruel, Ludoviska, Mimi-Piaillon, Mounard-le-Fougueux, Perruque, Rubis-sur-l’ongle, Serpolet, Pyrame, Thisbe, Racan, Soumise, et Gazette, herederos felinos a quienes en su testamento legó una casa en sus dependencias palaciegas y alimentación con provisiones de víveres mediante una cuantiosa asignación económica, el cardenal se aseguró que al menos dos personas se encargaran de cuidar a los gatos. Se puede inferir que Nicolas-Claude Fabri de Pieresc tuvo una considerable influencia en la difusión de los gatos turcos de pelo largo en Europa que fue mayor que la que tuvo Pietro della Valle con los gatos persas, a pesar de que el explorador italiano fue el pionero.

Los gatos persas tuvieron importaciones desde Turquía y Persia durante el siglo XVII. Una gata persa llamada Brinbelle fue enviada desde Estambul aproximadamente en el año 1699. Los pedigrees de su descendencia fueron inscritos en el primer libro histórico sobre gatos domésticos. François-Agustin Paradise Moncrif (1687-1770) realizó en su obra Histoire des Chats, publicado en París en el año 1727, un recorrido por la crianza de razas de gatos domésticos. Erróneamente estableció que Pietro della Valle había llevado gatos persas hasta Roma durante el año 1521, una errata debido a que fue justo un siglo después, aproximadamente en 1621 arribaron los gatos persas a puerto napolitano.

Puede ser la razón por la que muchos autores posteriores citaron esa fecha como la de la llegada de los gatos Turcos y Persas a Europa. Algunos años más tarde, George-Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788) escribió sobre los gatos orientales en su compilatoria obra en 44 volúmenes Histoire Naturelle. Leclerc no dedicó grandes esfuerzos de investigación a los gatos, no se complicó demasiado la vida y repitió con celo chauvinista la fecha dada por Moncrif sobre la llegada de los gatos de pelo largo a Europa.

Los gatos persas tienen reconocimiento y exposiciones en clubes de criadores desde el siglo XIX en Inglaterra, tras ser importados por sus rasgos chatos y su sedoso pelaje, fueron denominados Shirazi Cat. Durante el siglo XIX se fundaron muchos clubes y sociedades felinas de entusiastas de los gatos domésticos. Sin duda, desde la antigüedad y el medievo había gatos por todo Oriente y Europa, pero eran gatos mestizos destinados a la protección de los graneros, bodegas, almacenes de cereales y cultivos recolectados para evitar que fueran dañados por roedores. No tenían una función de compañía, mascota ni simbolizaban prestigio social, convivían en mestizaje como simbiosis con los humanos que no hacían cría selectiva para obtener razas domésticas, solamente en la modernidad los gatos de razas Angora y Persas son considerados propios de clases dirigentes, monarquía, nobleza y latifundistas. Incluso en el siglo XIX, los gatos Angoras Turcos y los Persas no recibían este nombre. Muchos gatos de estas razas extranjeras eran simplemente llamados gatos orientales por los italianos, franceses, austrohúngaros. Las exposiciones felinas dieron normativas a través de los estándares de razas gatunas para moldear la norma del gusto aristocrático, de modo que la gente considerada como experta en el mundo felino empezó a desarrollar sus nociones sobre el aspecto que debía tener el tipo de gato persa o angora.

En su obra The Book of Cats publicada en 1868, Charles S. Ross describe al gato Angora de forma parecida a como lo hizo Pietro della Valle con los gatos Persas. Una diferencia notable que añade es que eran gatos delicados con un talante tranquilo. Describe al Persa como gato con un pelo muy largo y sedoso: «quizás más que el pelaje del gato Angora». El uso de «quizás más que» indica que la diferencia entre estas dos razas gatunas no era, en modo alguno, tan clara como suele pensarse, salvo que los gatos angora suelen ser predominantemente blancos mientras que los gatos persas tenían otros patrones de color. Continúa diciendo que: «no obstante, su coloración es diferente, siendo de un color gris uniforme y tenue…». El color podría entonces haber sido una consideración importante para la distinción entre estos dos gatos orientales en aquella época, aunque los criadores actuales tienen todo tipo de gamas cromáticas o patrones de colores.

Durante este periodo se organizaron con éxito numerosas exposiciones felinas de clubes de gatos domésticos en Gran Bretaña y Estados Unidos. En 1887, se fundó el National Cat Club en Gran Bretaña. Dos años más tarde publicó unos estándares oficiales para los gatos de pelo largo. En 1893 entró en funcionamiento el primer libro de árboles genealógicos para rastrear el origen de los gatos persas. La capa de pelaje del gato persa se tornó más densa y larga que la del gato Angora turco mientras que el hocico no era tan chato con diferencias tan pronunciadas como el actual gato iraní y el exótico.

El gato persa actual se parece muy poco a los originales que se veían a principios del siglo XX. Éstos se parecerían más a los Maine Coon o a los gatos Bosque de Noruega actuales. John Jennings, un afamado escritor y juez de las primeras exposiciones felinas, se mostraba muy preocupado en esos tiempos de que los hocicos chatos de los gatos Persas se fueran acortando hasta estar tan aplastados, planos sin depresión fronto nasal y ojos saltones.

El gato persa sigue siendo la raza de felino doméstico más popular del mundo, con mayor registro de pedigree. Su número de inscripciones en el libro de orígenes genealógico sigue siendo mayor que el del resto de razas gatunas de pelo largo en conjunto. La historia del gato persa siempre ha estado relacionada con el glamour de las clases sociales dirigentes, plana mayor de las casas nobiliarias y la crême de la crême de la alta sociedad. Su aura misteriosa desde Persia se ha difuminado en nuestros días hasta desaparecer su exclusividad, caché y prestigio social, tanto que hoy en día tristemente es posible encontrar gatos persas abandonados que buscan quien los adopte en su hogar para tener otra oportunidad.

Ya en el siglo XX, la federación felina CFA, acrónimo de Cat Fanciers’ Association, estadounidense constató al gato persa como una raza con su patrimonio genético y estándar registrado desde el año 1920 en exposiciones de gatos domésticos con tribunales de jueces compuestos por expertos criadores de gatos con su propio afijo. Durante la Segunda Guerra Mundial y la posguerra en Europa derruida se estancó un poco la crianza de gatos persas pero en las décadas 1950 y 1960 se retomó de nuevo esta espectacular raza de gatos iraníes. En Estados Unidos, el criadero de gatos domésticos Pink Fantasy, ubicado en Sierra Mountains, California, Estados Unidos, es uno de los que más han contribuido al estándar de esta raza gatuna, desde los años 80 se han dedicado completamente al gato persa junto con otra criadora de gatos, Kelli Powers de Sapphire Persians en Roseville.

Hasta el siglo XX, Persia siguió gobernada por las dinastías de los monarcas conocidos como shāh de Persia hasta la última dinastía Pahlaví previa a la revolución teocrática de los chiíes duodecimanos guiados por el líder espiritual chií, el ayatolá Ruhollah Musaví Jomeini para establecer la legislación islámica y tutela de los jueces, Shariah y Tariqah, frente a la dictadura del Sah Mohammad Reza Pahlaví, derrocado por su represión al pueblo iraní a través de la policía política SAVAK y su connivencia sumisa con las grandes corporaciones empresariales británicas y estadounidenses, sobre todo quienes explotaban la venta de tabaco y la importación de petróleo.

Entre los años 1980 y 1990 otros criaderos de gatos de raza persa se especializaron en las regiones del sur y la costa este americana a partir de los primeros ejemplares importados desde Persia, dada la imposibilidad de importar gatos persas de pura raza directamente desde Irán tras la ruptura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. La fractura en las relaciones internacionales tuvo los siguientes hitos hasta la actualidad: El primer ministro Mosaddeq, elegido democráticamente por el pueblo iraní, había nacionalizado el petróleo desde 1951, Irán sería miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo a partir de 1960, fue derrocado por un golpe de estado en 1953, planificado por las agencias de espionaje de Reino Unido y Estados Unidos quienes prolongaron su intervencionismo militar y económico, lo que permitió mantener como títere al Sha Reza Pahlevi quien mantuvo su mandato a cambio de sumisión y obediencia en la agenda de negocios internacionales a costa de vender su propia patria como marioneta de Estados Unidos, la crisis de los rehenes por el secuestro de diplomáticos y ciudadanos en la embajada de Estados Unidos en Teherán, Irán, entre los años 1979 y 1981, la Guerra del Golfo Pérsico entre Irak e Irán, años 1980-1988, la coalición contra Irak por su invasión de Kuwait entre 1990-1991, la posterior invasión militar de Irak por los países de la OTAN entre los años 2003-2011 con la coartada de las armas de destrucción masiva para derrocar a Saddam Hussein, finalmente el largo deterioro de relaciones diplomáticas por el programa de energía nuclear para producir armamento atómico con uranio del gobierno iraní y la desestabilización entre los países árabes e Israel.

Palmetto Persians realizó un buen gran trabajo de cría selectiva de ejemplares de gatos persas, consiguiendo que su ilustre gato persa GC Palmettos “On The Dark Side” (“Del Lado Oscuro”) llegara a obtener el galardón Regional Winner en el año 1992. Posteriormente otro gato persa de Palmetto Persians aliado con Wicca Cats, consiguió ser el segundo mejor gatito persa de la temporada 1992-1993, National 2nd Best Kitten, Southern Region Best Kitten, con el aristocrático nombre GC NW Palmettos “Walking In High Cotton” (“Vivimos una época de prosperidad”). El término “high cotton” o “tall cotton” se originó en las comunidades rurales y familias de granjeros blancos en el sureste de Estados Unidos en el periodo prebélico anterior a la guerra de Secesión, última guerra civil en Estados Unidos entre los años 1861 y 1865, durante la presidencia de Abraham Lincoln, previa a las políticas proteccionistas hacia los agricultores durante la Gran Depresión a partir del año 1929 así como la hostilidad germinada entre los sureños rurales denominados rednecks o hillbilly, la población blanca del interior, rancheros y granjeros al sureste en Estados como Mississippi, Alabama, Georgia, Carolina del Sur, quienes representaron a los Confederados derrotados por los Estados de la Unión en la Guerra de Secesión permitieron abolir la esclavitud y enmendar la Constitución Estadounidense para extender los derechos civiles hacia los afroamericanos, hacia el mestizaje multicultural de las grandes metrópolis de las costas y el liberalismo económico en los tratados de libre comercio que empobrecieron a los agricultores sureños blancos y avivaron brotes de racismo al ser despojados sus antiguas prerrogativas y privilegios indignos.

La época del “alto algodón” significaba que los cultivos daban buenos resultados y los precios pagados a los agricultores también eran elevados. El término se generalizó en las expresiones idiomáticas del inglés americano sobre todo en los mencionados Estados de Mississippi, Alabama, Georgia, Carolina del Sur, para significar que a uno le va bien, tiene éxito en su negocio, tal como aparece en la lírica de la canción de Alabama, High Cotton en el disco Southern Star:

We were walkin’ in high cotton,
Old times there are not forgotten,
Those fertile fields are never far away,
We were walkin’ in high cotton,
Old time there are not forgotten,
Leavin’ home was the hardest thing we ever faced.

Más allá de todo el contexto histórico que precedió la expansión del gato Persa por todo el mundo desde el antiguo territorio de Irán, el felino doméstico de rostro chato y esponjoso pelaje presume de ser el gato más famoso del planeta o al menos el más aristocrático y mimado, además ha contribuido a razas de felinos domésticos como el Gato Exótico, también de expresión chata y ojos brillantes.

gato persa

Estándar del Gato Persa

Cuando se redactaron los estándares de las razas de gatos, se hizo una clara distinción entre las razas de pelo largo. El pelaje del gato Persa debía ser fino, sedoso y muy suave. El del Angora debía ser más lanoso y con una cola que se asemejara a un cepillo o unas crines. Es interesante saber que en aquellos tiempos había gatos rusos de pelo largo. Su pelaje debía ser incluso más lanoso que el manto del gato Angora.

A pesar de la supuesta distinción entre estas dos razas gatunas, es importante saber que en 1903, la autora de los libros Our Cats and All about them, The Book of the Cat publicados en la editorial Cassell & Co y juez de Cat Fancy Elizabeth Francis Ann Simpson dijo que existían unas diferencias tan sutiles entre estas dos razas de gatos que: «Se me debe perdonar si paso por alto la raza felina normalmente llamada Angora, que parece haber desaparecido gradualmente».

La cabeza de los gatos persas redonda, maciza y abombada. Su cráneo es muy ancho y redondeado con una nariz muy corta y ancha demás de un stop o depresión muy pronunciado entre los ojos. Por ello los gatos persas son muy chatos en la fisonomía de su rostro, quizá lo más destacado del gato de origen iraní es su expresividad.

Los ojos son grandes y saltones, anchos y bien abiertos, con mirada despierta y curiosa. El color, muy intenso, está acorde con el pelaje del gato persa. Sus orejas son muy pequeñas, cuanto más pequeñas más apreciadas son por los clubes de criadores y entusiastas del gato doméstico, además las orejas del gato persa están muy rellenas de pelos en su interior.

En cuanto al cuerpo podemos mencionar que es proporcionalmente corto y compacto en todo su cuerpo, desde su espalda, cadera y espalda. Es un gato de aspecto rechoncho, no tan alargado en sus formas como la mayoría de los gatos. A lo cual contribuye también la impresión que da el manto de pelo tan abundante y tupido del gato persa.

Las patas son cortas, fuertes y muy rectas. El gato persa tiene una osamenta fuerte, musculatura bien desarrollada, con buena constitución física. Los pies son anchos y redondeados. La cola está proporcionada al cuerpo del gato persa, recubierta de mucho pelo.

gato persa

Su pelo es muy fino, denso, largo; el gato persa cuenta con varias capas de pelaje voluminoso, con subpelo interior y pelo de cobertura largo tras el manto principal. Todos los colores están reconocidos en el gato persa: humo, azul, blanco, negro, combinaciones con marrón claro, crema, etc.

El gato persa es un gato doméstico ideal para un apartamento y hace una compañía excelente ya que es un gato muy complaciente y tranquilo, que recela a su amo por su apego a él. Descansa la mayor parte del día. Necesita una vida tranquila y se adapta perfectamente a otros gatos, perros y niños, siempre que no intenten ser invasivos hacia él.

gato persa

Su pelaje largo y denso lo hace un poco difícil de mantener en estado lustroso para presumir ante las visitas del status socio-económico y prestigio social alcanzado por la familia que cuida de su gato persa pero con un cuidado constante se pueden obtener muy buenos resultados. Es necesario cepillar su melena prácticamente a diario y darle tomas de malta felina para evitar la formación de bolas de pelo denominadas tricobezoares cuando el gato persa acicala su denso pelaje a lametones, tiende a tragar exceso de pelos hasta formar en la digestión una bola de pelos para su posterior vómito antes de producirse una obstrucción intestinal.

1 Respuesta a “Gato Persa”

  1. Me encantan sus emoticonos de gatos. :ronroneo: :ronroneo: :ronroneo: :hug: :hug: :lloro: :lloro: :culete: :culete: :rasca: :rasca:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.