Gatera » Razas gatunas

Razas de gatos

7 Noviembre 20091.551 vistasSin ronroneos

Principalmente en agricultura y ganadería, raza se refiere a los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas, a partir de un conjunto de rasgos o caracteres que se transmiten por herencia genética. El término raza comenzó a usarse en el siglo XVI y tuvo su auge en el siglo XIX, adoptando incluso una categoría taxonómica equivalente a subespecie. El concepto de raza se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XIX cuando A. De Candolle emplea el término, ya presente en trabajos de horticultura, en su obra Leyes de nomenclatura publicada en el año 1867. De Candolle estableció categorías infraespecíficas en las especies cultivadas, semejantes a las que tenían las especies silvestres, usando raza (proles, stirps) equiparada a la subespecie, y la subraza (subproles), a la variedad.

A finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX aparecieron una serie de floras donde el uso de raza como categoría taxonómica es casi constante y con sentidos diversos. Georges Rouy (1851-1924) consideró que las razas (forme) tienen unos caracteres cuantitativos constantes y están sometidas a un aislamiento estacional, altitudinal, geográfico, edáfico; por ello situó esta categoría, igual que hicieron autores como P. Ascherson, P. Graebner y H. Engler, entre la subespecie y la variedad. Este concepto de raza se emplea por algunos autores posteriores para definir subespecies. J. Briquet utilizó el término raza como sinónimo de la variedad en las especies cultivadas, y G. Sampaio como categoría intermedia entre la especie y la variedad.

Ante el empleo de raza tanto para las plantas cultivadas como para las silvestres, el Congreso Internacional de Botánica del año 1905, celebrado en Viena, eliminó de las Leyes de Nomenclatura de De Candolle el artículo referente a las variaciones de las plantas cultivadas, desaconsejando el empleo de raza y subraza como categorías taxonómicas. El uso del término raza con respecto a la especie humana es erróneo, no existen razas humanas, sino etnias con diferentes rasgos por variaciones debidas a la adaptación medioambiental, muy recientes en el Homo Sapiens. Aproximadamente todos los humanos comparten un 99,5 % de su genética y no hay diferencias de patrimonio genético que permitan dividir la especie o inferir jerarquías entre las capacidades y las virtudes morales de distintas etnias. Los logros culturales de las civilizaciones humanas dependen de contingencias y particularidades históricas, frente a las creencias inducidas por la antropología evolucionista.

Desde el Neolítico (10.000 años antes de nuestra Era y el periodo más reciente en la especie Homo Sapiens) se han establecido las sociedades sedentarias, por medio de la agricultura y ganadería, provocando una acumulación de avances técnicos y con la mejora de las condiciones de vida, también el aumento de la población. Las especies de animales que fueron domesticadas por simbiosis artificial, al compartir las poblaciones humanas los recursos y ofrecer alimento a animales que vivían en un habitat próximo durante periodos largos de tiempo, han sido manipuladas por medio de selección y cría para obtener mejor rendimiento en la producción: carne, leche, huevos, lana, etc. En animales domésticos que se tienen para alguna función de trabajo en el campo, como los caballos, también hay razas, como en los animales que se mantienen como mascotas.

De acuerdo con la definición dada por N. A. Kravchenko, científico y zootécnico ruso, una raza (breed) es un grupo numeroso de animales domésticos, pero no salvajes o que vivan en libertad cerca del hombre, por tanto no entrarían los gatos y perros o cualquiera de los animales que sobreviven en las calles de las ciudades, suburbios, aparcamientos, vertederos de chatarra, estaciones de transporte, aldeas y localidades rurales. Son animales de alguna especie con rasgos fijados artificialmente que son útiles para el hombre. Una raza es formada como resultado de la selección, basada en un propósito de la actividad del hombre. Cuando se crea una raza, un gran número de animales están implicados, como norma, y en el proceso de selección un substancial número de animales son rechazados como defectuosos, o que no cumplen con el estándar deseado para la raza. La creación de una raza significa una influencia intencional y teleológica -de telos, es decir con una finalidad- del hombre sobre un grupo de animales para darles algunos rasgos específicos.

Una raza es algo inestable y sin la influencia directa del hombre puede desaparecer. La selección y cría determinadas artificialmente por el hombre deben ser sostenidas en el tiempo por muchas generaciones, en caso contrario los animales se reproducirían espontáneamente intercambiando patrimonios genéticos, aumentando la variabilidad de caracteres heredados durante el mestizaje. Los rasgos que determinan una raza, frecuentemente, son perjudiciales para las especies como unidad biológica, en cuanto determinadas características deseables por el hombre pueden acortar la esperanza de vida o dificultar funciones biológicas básicas como la respiración o la capacidad motora del animal. Al mantener patrimonios genéticos cerrados al intercambio o a variantes también se transmiten enfermedades hereditarias que afectan más a algunas razas. En algunos casos la raza es formada inconscientemente bajo la influencia del folklore o la religión en regiones geográficamente aisladas sin intercambio con el extranjero o mestizaje. Por tanto, una raza es producto de la labor humana, y el valor de cría (breeding worth) de un animal de pura raza es creado por el trabajo del hombre. El valor de cría es la nueva cualidad, que distingue un animal de pura raza frente a uno mestizo. Una raza no puede originarse a sí misma y mantenerse en un lugar sin la presencia del hombre: una isla desierta, un bosque inhabitado, terreno inhóspito o campo abierto. En la naturaleza se dan las diferentes especies de animales por selección natural y adaptación a las condiciones de vida en la Tierra, mientras que el hombre establece las razas de animales.

Las razas de animales domésticos que se tienen como mascotas son un fenómeno contemporáneo, de los últimos tres siglos, y todavía más recientes son los clubes y organizaciones que los reconocen dentro de un estándar, muchos de la segunda mitad del siglo XX, aunque determinadas fisionomías tengan referencias antiguas en la tradición escrita, tanto en perros como en gatos. Los perros fueron domesticados antes incluso del Neolítico y formaron parte de las sociedades cazadoras, por lo que los rasgos de las razas más antiguas son para labores de caza y guardia. Son en cambio modernas todas las tipologías donde se ha manipulado cualquier rasgo posible: pelaje, estatura, peso, tipo de mandíbulas, etc. Sobre todo aquellas donde se buscan tamaños, denominados “toy” o “miniatura”, cada vez más pequeños desde una tipología previa más alta y pesada. A diferencia de los perros, con cientos de razas con un intervalo muy extremo de estatura y peso, pensemos de un chihuahua a un gran danés o un mastín español, el número de razas de gatos es más reducido, siendo decenas, así como la separación entre la raza menos corpulenta y la de mayor tamaño, de los gatos munchkin a los maine coon.

razas de gatos

No todas las razas son experimentos genéticos, como suele decirse, algunos caracteres son vestigiales, otros han aparecido como mutaciones espontáneas, pero su mantenimiento en cambio sí es un trabajo de selección y cría artificial, por voluntad del hombre. Atendiendo a la historia de la domesticación del gato, ha estado presente en las sociedades humanas sedentarias, ya agricultoras, porque era útil para custodiar graneros y lugares de cosecha, protegiendo la zona de roedores que representaran una plaga. Los gatos han tenido un aspecto poco alterado durante milenios, solo han adaptado ciertas características como la longitud y densidad del pelo al ser llevados desde las culturas fluviales, Egipto, Mesopotamia, hasta más allá del Mediterráneo, en climas donde las condiciones exigieran mayor resistencia al frío.

razas de gatos

Las preferencias en rasgos como el color de los ojos o un determinado patrón restrictivo en el pelaje, son contemporáneas, con el auge de la tenencia de mascotas entre las poblaciones burguesas, para afirmación de un status socio-económico. A diferencia de los perros, en los gatos no hay apenas cambios en la forma de la cabeza, orejas, tamaño, pero sí en cambio en ojos, con preferencia por los azules o de color dispar, hocico y sobre todo pelaje (longitud y color) o su inexistencia en los gatos sphynx, siendo los gatos persas los que tienen la expresión más llamativa, por ser chatos y de ojos saltones. Otras razas de gatos tienen un patrón de color muy similar con variantes en el largo del pelaje: de ojos azules y las extremidades del cuerpo -que además son las zonas de menor temperatura corporal- más oscuras mientras el abdomen es de color claro, se encuentran siamés, sagrado de Birmania y ragdoll.

razas de gatos

Ateniéndonos a la definición previamente dada de raza, el gato europeo, superviviente de las calles de cualquier localidad, no es como tal una raza, el hombre rara vez interviene en los cruces ni realiza ninguna selección para obtener un estándar de rasgos, los apareamientos son espontáneos, en un continuo mestizaje, de ahí la mayor variabilidad presente en los gatos europeos. No es algo peyorativo, pues cuanto más restrictivos son los rasgos deseados, más cerrado tiene que ser el patrimonio genético, perpetuando también algunas enfermedades hereditarias. Por otra parte, cuanto mayor es la fiebre por determinadas razas que se tienen como mascotas, más se fomenta la cría y compra/venta, en detrimento de los animales domésticos abandonados que sobreviven en las calles, cuya superpoblación no está controlada pese a las campañas de esterilización y control de natalidad, dentro de la protección animal.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (No Ratings Yet)
Cargando…
 :sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?:

Ronronea si te gustó el sitio

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.