Gatera » Gatos

Toxoplasmosis

23 Diciembre 20095.276 lecturas3 ronroneos
 

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un protozoo parásito que se llama Toxoplasma gondii, un parásito intracelular. La toxoplasmosis puede causar infecciones leves y asintomáticas en humanos adultos, así como infecciones mortales que desembocan en un aborto y malformaciones neurológicas graves que afectan al feto sobre todo durante el primer trimestre de gestación, ocasionando la llamada toxoplasmosis congénita. Es uno de los mayores miedos que afrontan las mujeres embarazadas hasta que buscan información, teniendo como prioridad sensata el criterio de médicos ginecólogos y la clínica veterinaria, antes que la psicosis de personas conocidas del entorno social que no son profesionales sanitarios. La toxoplasmosis también puede revestir gravedad cuando afecta a bebés recién nacidos, ancianos y personas vulnerables por su condición menos fortalecida a nivel del sistema inmunológico o quienes padezcan inmunodeficiencia adquirida.

La enfermedad es considerada una zoonosis, lo que significa que se transmite habitualmente desde los animales a los seres humanos a través de diferentes vías de contagio, siendo los hospedadores definitivos del parásito los gatos, tanto domésticos como salvajes, mientras otras especies de animales domésticos y silvestres, aves y mamíferos, son hospedadores intermediarios del parásito Toxoplasma gondii. Las medidas de prevención son particularmente importantes en las mujeres embarazadas y consisten en normas generales de higiene para evitar la transmisión por alimentos o agua contaminada, no consumir carne cruda o poco cocinada y evitar tener contacto con heces de gato, donde quedarían presentes quistes de los parásitos. Hay que recordar que los gatos domésticos tienen un calendario para las vacunaciones y recordatorios inmunológicos en su cartilla veterinaria, igualmente tienen que ser desparasitados cada tres meses.

La toxoplasmosis está presente en todo el mundo: el porcentaje de adultos que han pasado la enfermedad a la largo de su vida es muy elevado, en torno al 50%, dependiendo de la región, los hábitos higiénicos y las condiciones sanitarias. En la mayor parte de los casos apenas aparecen síntomas o estos son leves, por lo cual la población generalmente no es consciente de haber padecido la infección que solo puede comprobarse mediante un análisis de sangre que demuestre positividad para anticuerpos específicos de tipo IgG o IgM.

Por razón de la cantidad de adultos que presentan una seropositividad, es decir, que presenta en su sangre anticuerpos que prueban que el individuo padeció la infección del parásito toxoplasma, se ha encontrado una elevada prevalencia en países de América Latina: México, América Central y del Sur con la excepción de las áreas más sureñas y las Islas del Caribe. La gran incidencia en zonas de África occidental es conocida por estudios epidemiológicos de inmigrantes de esa zona del continente africano. Existe, incluso en estas grandes áreas geográficas, una considerable variación de seroprevalencia, dependiendo de la región, la edad, el sexo, el grupo étnico y las condiciones socioeconómicas y sanitarias, en especial el contacto con gatos y la tierra. Por ejemplo, en comunidades de baja salubridad pública en la región andina de Cuzco, Perú, donde trabajan criadores de camélidos, se encontró una seroprevalencia de Toxoplasma gondii en alpacas del 35%, cuando la enfermedad en humanos en esa región es escasa. En Colombia según el Estudio Nacional de Salud realizado en 1982, la prevalencia en la población general es de 47%. En Brasil se han encontrado prevalencias en población general de 50 a 76%.

La frecuencia de toxoplasmosis congénita varía de 0,2 a 2%. En Colombia según estudios realizados en diferentes regiones, las frecuencias en el embarazo van de 0,6 a 3%. En muchos países de América Latina, el Ministerio de Protección Social no tiene reglamentación para la realización de pruebas durante el embarazo para la toxoplasmosis. En la ciudad de Armenia, en Quindío, se ha instaurado un programa de la Secretaría de Salud de Armenia para la población vinculada que cubre alrededor de 900 mujeres gestantes y se detectan entre dos a cinco casos cada año. En esta ciudad se ha encontrado que se presenta mortalidad neonatal en la población no cubierta por el programa pero no en los hijos de madres detectadas y tratadas. En el resto del país en ausencia de intervención terapéutica entre 800 a 3.000 recién nacidos nacen infectados cada año, así en Sincelejo, departamento de Sucre, Colombia, en 100 gestantes se encontraron dos seroconversiones y entre los hijos de estas madres se presentó un mortinato.

Las formas más graves pueden llevar a la muerte intra-uterina (aborto) o causar secuelas graves si la infección de la madre ocurre en la primera mitad de la gestación. Un estudio en una población en Brasil demostró una mayor cantidad (13.9%) de mujeres embarazadas con toxoplasmosis activa (por la presencia de anticuerpos IgM) que con sífilis y la enfermedad de Chagas. En Europa prevalece mucho la toxoplasmosis, probablemente por el gran consumo de carne cruda o los asados con filetes, bistecs poco hechos, una costumbre también presente en Argentina y Uruguay.

Fuentes de infección para el parásito de la toxoplasmosis

La fuente de infección más frecuente son los animales domésticos, aunque el parásito se encuentra en varias especies de animales silvestres. La fuente más común de infección es el hospedador definitivo, el gato infectado que expulsa ooquistes en sus heces, aunque la infección por consumo de carne contaminada con quistes tisulares puede provenir también de huéspedes intermedios, como los cerdos (se considera excluida la salchicha de cerdo, probablemente debido a su preparación con tantos aditivos químicos, no tiende a ser una fuente de importancia para la transmisión de toxoplasmosis, pero sí el resto de la carne de cerdo), ganado vacuno, conejos, aves domésticas, pollos, pavos, e incluso los perros (su carne se consume mucho en China, Corea, y en otros países del sudeste asiático), muchas veces por falta de higiene en la preparación de la carne para su consumo, pero también por verduras no lavadas. También son transmisores ratas, ratones o roedores presentes en zonas perirurbanas y rurales, palomas y otras aves pequeñas que puedan cazar los gatos silvestres.

toxoplasmosis

La fuente de infección más importante de toxoplasmosis para los animales que no tienen dieta carnívora es el contacto con los ooquistes esporulados en las heces de gatos, sea por agua, tierra, grano, vegetales, verduras, frutas, etc. contaminados en el medio ambiente donde han depositado sus excrementos los gatos, generalmente en zonas periurbanas ajardinadas con proliferación de gatos callejeros y silvestres en poblaciones rurales con huertos o en las proximidades de granjas y explotaciones ganaderas.

Para los humanos, el riesgo de los ooquistes esporulados está en verduras y frutas contaminadas, y por llevar accidentalmente las manos a la boca tras un contacto con restos de agua, arena o tierra que tuvieron contacto de heces de gato con ooquistes esporulados, pues sólo el gato puede excretar ooquistes en sus heces, sobre todo los gatos más jóvenes y menores de 6 meses, porque el gato más viejo suele ser inmune y no transmite la infección. Aunque el parásito puede infectar prácticamente todos los animales de sangre caliente, en ellos no ocurre el ciclo definitivo, sólo lo albergan en sus tejidos y para poder contaminarse de estos animales se debe consumir la carne poco cocida con quistes tisulares.

Otra fuente de infección peligrosa para humanos es la ingestión de carne contaminada con quistes tisulares que contienen la forma parasitaria bradizoítos, cruda o mal cocida, de pollo, vacuno o cerdo, la importancia de cada una varía de una región geográfica a otra según su consumo. Asimismo la manipulación de estos alimentos, aunque luego se cocinen muy bien, por contaminación de las manos, utensilios de cocina, etc, así como el consumo de agua no filtrada o sin hervir que esté contaminada, por ello se deben lavar siempre tanto los vegetales, la carne, como los utensilios empleados en su corte y preparación.

Se sabe que el parásito atraviesa la placenta pudiendo transmitirse al feto a través de las formas replicativas parasitarias denominadas taquizoítos, si la madre del bebé se infecta por primera vez durante el embarazo. Si la infección ocurrió tiempo antes de quedar embarazada, el bebé en estado fetal no puede ser infectado. El riesgo de malformaciones congénitas en el sistema nervioso central del recién nacido es menor si la infección ocurrió en las últimas semanas de gestación, pero muy peligroso si ocurre en las primeras semanas de gestación. Con muchísima menos frecuencia, el parásito puede ser transmitida por transfusión de sangre, o trasplante de órganos.

Ciclo de vida Toxoplasma gondii

La toxoplasmosis es una zoonosis de distribución mundial, se infectan animales herbívoros, omnívoros o carnívoros, incluyendo casi todos los mamíferos. En la carne destinada a consumo humano es frecuente la presencia de quistes tisulares. Los invertebrados como moscas y cucarachas pueden contribuir a la difusión de los ooquistes, que acompañan a la defecación de los gatos. Los ooquistes que salen con las heces no son de inmediato infectantes, deben pasar por un proceso de esporulación en la tierra que dura entre 1-5 días y pueden mantenerse infecciosos durante mucho tiempo en la tierra húmeda, aproximadamente hasta un año.

Ciclo vital de Toxoplasma gondii: el gato es el huésped definitivo (1) (donde el parásito se reproduce), el gato se infecta por los quistes tisulares de carne contaminada o pequeños animales silvestres infectados por el parásito y a su vez expulsa ooquistes infecciosos en sus heces. El hombre se infecta al ingerir ooquistes liberados con las heces del gato en el medio ambiente (3) o bien al ingerir carne contaminada con quistes tisulares de animales infectados por el parásito, generalmente desde explotaciones ganaderas (2).

toxoplasmosis

El parásito Toxoplasma gondii se presenta bajo tres distintas formas: taquizoíto (un trofozoíto que puede encontrarse en casi cualquier órgano y que se replica por reproducción asexuada, formando quistes principalmente en el cerebro y músculos), quistes tisulares repletos de bradizoítos, y ooquistes. Estos últimos sólo se producen en los intestinos de los huéspedes definitivos, los gatos, que los expulsarán en las heces durante las tres primeras semanas tras estar expuestos a la infección parasitaria.

El ciclo vital de Toxoplasma tiene como huésped definitivo al gato doméstico y otras especies de felinos, que tras ingerir alguna de las formas del parásito -generalmente quistes tisulares en carne y con poca frecuencia ooquistes de otros gatos- sufre en las células epiteliales de su intestino un ciclo inicial de reproducción asexuada por endodiogenia (división binaria intracelular de dos células parasitarias hijas desde una madre celular colonizada ocupando todo su citoplasma antes de hacerla desaparecer), que continúa en el resto de órganos del cuerpo, cuando se diseminan taquizoítos a través de la corriente sanguínea y el fluido linfático, alcanzando los taquizoítos -formas replicativas de Toxoplasma- todo el cuerpo del animal infectado y generando, como en todos los hospedadores del parásito Toxoplasma gondii, unos quistes tisulares repletos de bradizoítos que permanecen latentes en músculos y cerebro; mientras que una endodiogenia limitada antecede un ciclo de reproducción sexuada por gametogenia que se produce solamente en el epitelio intestinal del gato, y no en los hospedadores intermediarios, expulsando en sus heces millones de ooquistes. Cuando los ooquistes maduros presentes en las heces del gato esporulan, se vuelven infecciosos en un tiempo de 1 a 5 días, pudiéndose infectar otros animales por contaminar suelo, agua, grano y vegetales si los ooquistes se dispersan en una tierra de cultivo. En temperaturas por debajo de 4 ºC, o por encima de 37 ºC, no se produce la esporulación y los quistes no son infecciosos, pero en un ambiente cálido y húmedo se mantienen por mucho tiempo.

Se ha estudiado con cierto detalle el importante papel que juegan los gatos en la eliminación de los ooquistes en la tierra como parte de la transmisión de la enfermedad. En algunas islas del Pacífico, se ha demostrado que la ausencia de gatos está asociada a la ausencia de anticuerpos humanos en contra de Toxoplasma y, al contrario, en regiones con prevalencia de anticuerpos están en proporción directa con la población de gatos silvestres y el contacto con la tierra contaminada por heces felinas.

Los gatos se infectan de toxoplasmosis al consumir roedores y aves, que son huéspedes intermediarios que contienen los quistes tisulares (repletos de bradizoítos) que mantienen una infección crónica o latente durante años en estos animales. Los ooquistes en las heces de los gatos esporulan e infectan el medioambiente por lo que tanto aves, mamíferos silvestres de pequeño tamaño, como animales domésticos herbívoros de explotaciones ganaderas, se infectan del parásito al ingerir ooquistes por agua, grano o pienso; su carne destinada a consumo humano puede tener quistes tisulares tanto de pollo, cerdo, vacuno, etc., igual que las verduras y frutas tomadas de suelo de cultivo contaminado de ooquistes pueden ser infecciosas para los humanos de no lavarse antes de su consumo.

La segunda vía de transmisión es la materno-fetal o trasplacentaria dando origen a la toxoplasmosis congénita. Más rara es la transmisión por transfusiones de sangre o por recepción de órganos. El contagio interhumano de toxoplasmosis se detecta en casos de la transmisión trasplacentaria de la madre gestante a su bebé en estado fetal.

Cuadro clínico

Más del 80% de las infecciones son asintomáticas. La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, sintomática o asintomática. La infección aguda recientemente adquirida suele ser asintomática en niños mayores y adultos; y en caso de presentar síntomas y signos (enfermedad aguda) estos suelen ser de corta duración y autolimitados, como una gripe o mononucleosis, dolor de cabeza, dolores musculares, inflamación de los ganglios linfáticos, etc. En la mayoría de los casos persiste como quistes en los tejidos pero la persona no suele tener manifestaciones clínicas (infección crónica), pero en otros casos se presenta con formas clínicas persistentes o recurrentes (enfermedad crónica).

Se suelen diferenciar cuatro grandes categorías clínicas en el estudio de la toxoplasmosis:

1. Toxoplasmosis aguda adquirida en el paciente inmunocompetente, pudiendo cursar con un cuadro subclínico y por lo tanto sin síntomas, haciendo que el paciente no tenga conocimiento de la infección. Cuando aparecen síntomas son generales, confundiéndose con una gran gama de posibles infecciones benignas y de rápido curso, pudiendo provocar: linfadenopatía, fiebre, mialgia y malestar general.

2. Toxoplasmosis aguda adquirida o reactivada en el paciente inmunodeficiente, las formas clínicas más severas, incluyendo leucemia, enfermedades del tejido conectivo, los cuales pueden manifestarse en un 40% de pacientes con SIDA, por ejemplo. Los pacientes con terapias inmunosupresoras (glucocorticoides, por ejemplo) como para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado o el tratamiento de una enfermedad autoinmune, pertenecen a este grupo de alto riesgo.

3. Toxoplasmosis con lesión ocular en el bebé, como resultado de una infección congénita (aunque los signos clínicos de las secuelas aparezcan al cabo de meses a varios años en el infante) con ceguera, atrofia óptica, retinitis necrotizante, uveítis y ocasionalmente retinocoroiditis.

4. Toxoplasmosis congénita. Las formas más graves pueden llevar a la muerte intra-uterina del feto provocando un aborto, o causar secuelas graves en el sistema nervioso central, con hidrocefalia, retraso psicomotor, si la infección de la madre ocurre en los primeros meses de la gestación.

Diagnóstico de la toxoplasmosis

La toxoplasmosis puede ser diagnosticada al aislar el parásito por medio de inoculación de animales de laboratorio o cultivo celular o con un perfil serológico, el cual puede no ser confiable en inmunodeficientes y en el feto. Existen sin embargo pruebas capaces de detectar los anticuerpos serológicos o en orina, creados por el sistema inmune para combatir el parásito, especialmente un incremento en los niveles de IgG y/o la presencia de anticuerpos específicos de IgM. La evaluación clínica de recién nacidos durante el primer año de vida es, sin duda, necesaria en madres seropositivas o de alto riesgo.

Otros métodos indirectos incluyen reacciones de fijación de complemento, reacción con colorantes de Sabin y Feldman, pruebas de ELISA y la reacción de hemaglutinación indirecta. Es posible también demostrar la presencia del genoma del parásito con la técnica de PCR, un método importante debido a su alta sensibilidad y especificidad, pues siempre que es positivo confirma el diagnostico pero si es negativo no siempre lo excluye. El método de detección por PCR se utiliza en el diagnóstico de toxoplasmosis en el líquido amniótico, en el humor acuoso en toxoplasmosis ocular y en inmunosuprimidos. La detección directa del parásito en tejidos infectados puede también resultar difícil, por ejemplo, de placenta o cerebro, incluyendo la fijación de anticuerpos fluorescentes.

Esto sumado a que la toxoplasmosis puede ser asintomática implica que un análisis puede indicar únicamente que el individuo nunca ha sido infectado por el parásito, o bien que el individuo ha tenido o está presentemente infectado con el parásito (sin distinción de uno u otro caso).

Una vez que un organismo tiene anticuerpos contra la toxoplasmosis, queda inmunizado contra la enfermedad. Por ello se recomienda a las mujeres que estén planeando quedarse embarazadas que se hagan con anterioridad una prueba de anticuerpos de toxoplasmosis.

Diagnóstico diferencial

De importancia en los casos más severos donde se ven los síntomas más notables, la toxoplasmosis puede confundirse con la leptospirosis, enfermedad de Hodgkin y otros linfomas, encefalitis, mononucleosis, miocarditis, pulmonía, tuberculosis en inmunocomprometidos y sarcoidosis.

Tratamiento de la toxoplasmosis

El parásito Toxoplasma gondii es sensible a los farmacos Pirimetamina y las Sulfamidas, las que se usan en combinación para el tratamiento de la toxoplasmosis incrementando más de 6 veces el efecto de ellos individualmente. Debido a que la Pirimetamina bloquea el uso del ácido fólico, se debe añadir al tratamiento el ácido folínico, el cual puede ser usado por la médula ósea del paciente, más no por el parásito. Los corticosteroides están contraindicados excepto en casos de toxoplasmosis con sintomatología ocular, en cuyo caso se usan en concentraciones bajas.

Aquellos pacientes alérgicos o que no toleran las sulfamidas deben consultar con sus profesionales de salud en busca de otras opciones como la Clindamicina. Las madres embarazadas deben ser también tratadas al ser diagnosticadas con certeza y, a través de ellas, al feto, balanceando los posibles efectos secundarios del tratamiento sobre el feto y su madre. Una de las secuelas de hipersensibilidad asociado a medicamentos durante el tratamiento de la toxoplasmosis es el síndrome de Stevens-Johnson, el cual es una reacción febril con lesiones en la piel y conjuntivitis purulenta, potencialmente letal.

Para pacientes inmunosuprimidos, en especial pacientes con SIDA, el tratamiento debe continuarse de por vida para evitar la seria y frecuente posibilidad de reinfecciones o reactivación de una enfermedad latente. Otra alternativa es la Atovaquona, un antibiótico del grupo de las naftoquinolonas, pero que tiene el inconveniente del costo. En personas con toxoplasmosis latente, los quistes son inmunes a estos tratamientos, debido a que los antibióticos no llegan a los bradizoítos en suficiente concentración.

Profilaxis

La transmisión de la toxoplasmosis se puede prevenir evitando: comer carne sin cocerla o asarla bien (la carne se debe cocinar hasta que cambie de color, sin dejar partes rosadas o sanguinolentas como los bistecs o filetes poco hechos en las parrillas), manipular o tener contacto con las heces de gatos que no estén siempre dentro de la vivienda y que en sus salidas al exterior hayan cazado ratones, ratas u otros animales infectados (es decir, no todos los gatos son sujetos de riesgo, los gatos caseros que viven siempre en el interior del hogar no suelen infectarse), contaminación de cuchillos, y otros utensilios al preparar carne infectada, beber agua contaminada, ingerir la leche no pasteurizada; especialmente de cabra, y excepcionalmente aceptar la donación de órganos infectados (caso extremo y muy poco frecuente fuera del mercado negro).

Un brote epidémico en marzo de 1995 en Vancouver, Canadá, fue relacionado con la contaminación del reservorio de agua de la ciudad por un félido salvaje. En Brasil, una encuesta epidemiológica realizada en el año 2004, relacionó también el consumo de agua no filtrada con infección en estratos socioeconómicos desfavorecidos. Es posible que, como en el caso de Giardia o Cryptosporidium, la cloración no sea suficiente para eliminar el Toxoplasma en aguas tratadas y se requiera la filtración para reducir la transmisión. Estos nuevos datos colocan a la toxoplasmosis como enfermedad de transmisión hídrica lo que puede explicar su gran diseminación y la gran cantidad de casos que no se pueden relacionar con factores de riesgo conocidos.

En un estudio en Colombia se encontró que en las gestantes del Quindío el 25% de los casos con toxoplasmosis en el embarazo se atribuyó a tener gatos menores de 6 meses en la casa que portaban el parásito, 25% a consumo de carne poco cocida y el tomar agua de bolsa o botella redujo el riesgo en un 50%. Es decir esto sugiere que hasta el 50% de los casos pueden ser debidos en algunas zonas al consumo de agua contaminada. Estos datos indican que la toxoplasmosis transmitida por agua puede estar provocando la mayoría de casos, y por consiguiente, se requieren sistemas de monitoreo para la misma. Las mujeres embarazadas deben evitar consumir carne cruda o mal cocida, lo que incluye embutidos, jamón serrano, chorizo, sushi, entre otros alimentos nocivos y lavar adecuadamente las verduras y hortalizas así como tener especial cuidado e higiene de los animales domésticos.

Se recomienda limpiar diariamente la bandeja sanitaria del gato y luego lavarse las manos con agua caliente y jabón, sería muy amable que lo hiciese siempre otra persona que no fuese la mujer embarazada y que se usasen guantes y pala, sin tocar directamente las heces del gato. También se debe lavar la zona donde descansa el gato y los objetos alrededor de su zona de juegos, también el propio felino con un champú adecuado en casos donde no se limpien bien la zona anal tras defecar. Usar desinfectante y lejía para limpiar la bandeja sanitaria del gato cuando vayamos a reemplazar la arena. La zona donde se encuentre la bandeja de arena debe ser un lugar que sea frecuentemente desinfectado y ubicarse lejos de las habitaciones y lugares de juego, comida y entretenimiento de la familia para evitar cualquier contacto. Si el agua de la que disponemos puede ser poco potable, es necesario hervirla y cuando enfríe dárselo en el plato de agua limpio.

Acariciar a un gato no es motivo de contagio pero sí es peligroso dejar que el gato ande libremente por el exterior de la casa y pueda infectarse por contacto con otros animales en el exterior. Manejar la materia fecal de la bandeja de arena, incluso llevando mascarilla sanitaria, es el punto más crítico si no se sabe si el gato puede depositar ooquistes fecales. No es necesario abandonar a los gatos por miedo a la toxoplasmosis, siempre y cuando las mujeres embarazadas que esperan un bebé se informen y reciban ayuda médica consultando con profesionales especialistas, acudiendo a la consulta de médicos en ginecología.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (No Ratings Yet)
Cargando…
 :sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?:

3 ronroneos »

  • Vicky maulló:

    Gracias por la información tan detallada sobre la toxoplasmosis y las precauciones razonables que se deben tener :ronroneo:

  • Leonor maulló:

    Hola! Me ha gustado mucho este artículo, contieme mucha información, pero tengo una pregunta, no sé si hay alguien que me pueda contestar…: ¿los gatos pueden infectarse a través de la mamá durante la gestación?
    Gracias! miau! :culete:

  • Peshky maulló:

    :ronroneo: Me dió un poco de miedo al principio que lo empece a leer pero la verdad sólo hasta que lo terminé de leer me di cuenta de que no pasa nada si somos más precavidos, me gustó la información, muy bien explicada.

Ronronea si te gustó el sitio

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.