Las uñas de los gatos

Los gatos son animales digitígrados, caminan sobre sus dedos y no sobre toda la planta, a diferencia de otros mamíferos como los osos y los humanos que son plantígrados. En la anatomía del gato, los huesos, articulaciones, tendones y músculos de las patas están extraordinariamente bien adaptados para una complexión atlética, propia de un depredador, veloz, sigiloso al acechar a sus presas, capaz de dar grandes y precisos saltos con una percatación instintiva y como otros felinos sus ojos tienen visión nocturna.

Los dedos y las garras son una parte muy importante para todo gato, para la locomoción y psicomotricidad del animal, para trepar, marcar en su territorio, agarrar, defenderse y cazar. Las garras del gato son retráctiles y no afloran en los dedos permanentemente sino que están guardadas hasta que son necesarias. Las uñas o garras de los gatos sirven para mantener un buen equilibrio, estirar los músculos de las patas anteriores, los hombros y la zona superior del tronco. De hecho, los gatos hacen ejercicios de estiramiento tanto al despertarse de una buena siesta, como cuando usan un rascador, tabla, poste vertical o una superficie similar a la corteza de un tronco de árbol para marcar con las garras y quitarse las capas de muda de las uñas.

Saltar, trepar y escalar usando sus uñas resulta fundamental hasta tal punto dentro de las necesidades etológicas en su especie, que si un gato es confinado en un lugar cerrado donde tenga que desplazarse permanentemente a ras de suelo, no se le permita ejercitarse y no pueda trepar a ningún lugar elevado donde descansar -las camas de los gatos se colocan siempre sobre soportes a cierta altura, no verás a gatos durmiendo tumbados en el suelo porque es insoportable para ellos-, donde observar desde las alturas y guarecerse -por eso hay camas tipo cueva y grandes rascadores con varias alturas y plataformas con una caverna donde el gato pueda esconderse-, además de acumular sobrepeso, padeciendo obesidad por falta de actividad, tendrá tanto estrés oxidativo y pasará tanta angustia que degenerará en comportamientos agresivos y acabará padeciendo una enfermedad endocrina.

En la naturaleza, los gatos son animales trepadores que buscan deliberadamente alcanzar zonas altas para avistar presas, reposar en un lugar elevado que sea seguro y para protegerse también en caso de necesidad, trepando para ponerse a salvo si detectan alguna amenaza. Los gatitos muestran habilidad para trepar por el tronco y las ramas de los árboles con apenas dos meses de edad y bajo la supervisión de mamá gata -proverbial curiosidad del gatito asustado que no era capaz de volver a bajar del árbol hasta que llegan en su auxilio los bomberos- van mejorando sus destrezas:

Cuando un gato clava las uñas en una superficie que rascar, hace muchas cosas a la vez:

– De manera periódica, los gatos necesitan quitarse las partes melladas de las garras, quitar la capa externa y mudar la vaina donde tienen una garra más afilada que van renovando. Esta primera función la pueden realizar mediante un rascador o superficie adecuada para rascar -madera, cáñamo, cordel enrollado sobre un poste o superficie que no se desplace- donde estirarse tras clavar las garras de las patas delanteras, pero para las patas traseras lo que hacen es mordisquear y lamer las uñas para quitarse esas capas.

– La segunda función es ejercitar la capacidad de retracción y protrusión de las garras, además de estirar y poner en forma los músculos de las patas y el tronco.

– La tercera función es un tipo de marcaje diferente al marcaje territorial que los gatos macho hacen mediante un tipo de orina en forma de spray. En la parte inferior de las garras delanteras, los gatos tienen unas glándulas odoríferas, al clavar las uñas en una superficie y frotar las patas rascando rítmicamente la zona, marcan con su olor. Habitualmente el gato busca añadir su propio olor corporal en una zona donde detecte el olor de su humano o de la persona de la casa con quién se siente vinculado, que le mima y alimenta. El marcaje territorial sobre una superficie es visual y olfativo, el gato muestra a otros que anda por una zona que considera propia, cuando un gato arañe un mueble, como lo haría en un tronco, lo hará en una zona que esté expuesta zonas de paso en la vivienda, por donde quede visible, por ejemplo hacia la puerta de una estancia y no contra el muro.

Un gato usa las uñas para rascarse cuando le pica alguna zona del cuerpo, manipular objetos con las patas, agarrarse para seguir un camino estrecho, alzar su cuerpo hasta una percha alta, y sujetarse sobre una silla con estabilidad mientras se acicala. Las uñas se utilizan incluso para expresarse y avisar antes de atacar, por ejemplo, una ligera extensión de las uñas es una sutil forma de indicar a los humanos que el gato no desea que lo tengan tanto tiempo en brazos, que quiere estar a su aire en el suelo. En algunos casos, las uñas actúan como salvavidas, permitiendo a un gato trepar a un lugar seguro o frustrar a un atacante.

gato trepando al árbol

Un intrépido gato siamés trepa instintivamente al tronco de un árbol oblicuo con la capacidad trepadora de sus garras retráctiles felinas a pesar de ser llevado de paseo por su cuidador humano.

Un gato desungulado no puede arañar, lo cual no significa atacar o destrozar mobiliario, arañar es un comportamiento tan innato que incluso los gatos desungulados siguen realizando los movimientos, aunque no sea un rascado real. Un gato desungulado puede frotar su pata a lo largo de un rascador y dejar su olor, pero pierde el ejercicio de la parte superior de su cuerpo que sólo puede ejecutar flexionándose y estirándose contra la resistencia de las uñas ancladas.

Un gato puede desarrollar problemas de agresividad para el resto de su vida por dolor, miedo; otro podría estar bien aparentemente, hasta que tenga que enfrentarse a una situación de estrés. Un gato que araña es un gato feliz. La desungulación interfiere profundamente con este comportamiento central de los gatos y les deja sin sus defensas y útiles para trepar o sujetarse en superficies.

Las garras amputadas pueden causar también dolor en otras partes del cuerpo del gato. Los dedos permiten que el pie se apoye en el suelo en el ángulo preciso para mantener pierna, hombro, músculos de la espalda y articulaciones en la alineación correcta. La eliminación de las últimas falanges de los dedos altera drásticamente la configuración de los pies y hace que la pata se apoye en el suelo en un ángulo antinatural que puede causar dolores desde las patas a los hombros. Sin ejercitarse el gato puede desarrollar sobrepeso y problemas de convivencia que anteriormente no existían como el no usar las bandejas de arena por no poder rascar la arena y cubrir las heces.

Cómo evitar que el gato dañe el mobiliario con las uñas

Muchas personas tienen dificultades en la convivencia con los gatos ya que arañan el mobiliario, hacen destrozos en las telas, prendas de ropa o se estiran y arañan en la pared en el mejor de los casos. Si pese a comprar un rascador, utilizar spray feliway (con el análogo sintético a la fracción F3 de la feromona facial felina) o nébeda, la planta que tanto atrae a los gatos, no consiguen evitar estas conductas, pueden plantearse la cruel decisión de desungular al gato, pensando que así se quitan el problema de raíz. Sin embargo, muchas veces los gatos desungulados acaban abandonados, por desarrollar otros problemas de conducta; lo cual dificulta posteriormente su adopción al ser rescatados en refugios animalistas.

La mayoría de las desungulaciones son preventivas y rutinarias, con frecuencia como parte de un paquete de esterilización-desungulación. El dueño que consiente en desungular lo suele hacer teniendo alguna vaga noción de cuál es el procedimiento, cuáles son los posibles efectos secundarios y complicaciones tras la operación quirúrgica, o incluso por qué semejante cirugía no es necesaria y lo único que conseguirá es traumatizar a su gato, que no volverá a mostrar una conducta confiada y estable.

Una persona responsable que quiera proteger a su gato y solucionar problemas de conducta debe proporcionar medios para las necesidades de rascado del gato y a la vez evitar que use las uñas para dañar. Esto se consigue teniendo un rascador accesible al gato, los gatos prefieren esas superficies, igual que rascarían en un tronco antes que en una superficie blanda. Colocar protecciones en algunas zonas del mobiliario que hayan sido blanco del gato es otra opción complementaria, al igual que recortar mediante cortauñas de gatos de estructura metálica redondeada y protección de plástico para los dedos, periódicamente cada dos semanas, limar las uñas del gato en la punta de la vaina externa, con margen al tejido rosado que tiene capilares sanguíneos y terminaciones nerviosas, evitando que las garras del gato estén permanentemente muy largas, curvadas y afiladas.

rascador gatos

Todas las casas donde viva un gato deben tener al menos un poste rascador vertical clásico, aunque hay modelos muy sofisticados con varias plantas y columnas de rascado independientes, siendo un parque de recreo gatuno. El poste debe ser robusto, con una base grande y/o pesada. Debe tener entre 70 y 90 centímetros de altura, para que el gato pueda hacer un estiramiento completo, con las uñas ancladas bien alto en el poste. La superficie de rascado debe facilitar buena resistencia para que las uñas puedan clavarse bien. La cuerda enrollada al poste o una madera desnuda son buenas opciones. La mayoría de los gatos adoran clavar las uñas en una variedad de texturas, pero que ofrezcan resistencia a las uñas y no se desplacen al arañar.

Los rascadores se pueden colocar en varias zonas de la casa por donde el gato suela pasar la mayor parte de las horas de vigilia, ya que la mayor parte del día la pasan descansando. Cuando un gato está tranquilo, aunque no del todo dormido, suele adoptar una posición similar a un vagón, con las patas delanteras guardadas hacia el interior de su cuerpo, ya que no se siente amenazado y las garras retráctiles permanecen ocultas.

Entre las habitaciones del hogar que más visite a diario nuestro gato doméstico y también en las zonas donde haya arañado con anterioridad en el mobiliario de la casa, para disuadirle de usar otras superficies, en muebles, paredes, puertas. Se pueden fabricar de manera casera y artesanal los rascadores, con una base sólida atornillada donde va un poste, una cuerda enrollada y fijada alrededor con esparto.

Dado que los rascadores comerciales no son muy estables, pues están pensados para el número promedio de gatos de un apartamento y no un número de más de cinco gatos como en instalaciones de refugios de animales, pueden vencerse de lado si se suben muchos gatos a la vez al trepar por los postes para perseguirse por las plataformas en terraza, quién sepa trabajar la madera puede incluso hacer un rascador con un tronco. Es posible comprar rascadores para gatos en clínicas veterinarias que tienen además tienda o modelos más complejos en distribuidores de productos para mascotas, tanto los postes sencillos como los rascadores para gatos de varios niveles, plataformas y cavidades para guarecerse, casi como parques de juego y descanso en altura donde los gatos se sienten seguros.

Rascadores para gatos caseros

Hay muchos modelos de rascadores para gatos, de lo más asequible y económico -aunque efectivo para evitar arañazos en el mobiliario de la vivienda- hasta lo más lujoso y caro para gatos caseros mimados:

Postes simples con cordel de esparto para arañar y anclar las garras felinas en vertical, permiten al gato estirarse y mudar las uñas, pero no trepar ni cobijarse para descansar.
Barriles con cavidades, simulan un tronco pequeño con espacios huecos, son más amplios que los postes y permiten al gato entrar dentro para guarecerse.
– Rascadores de cartón en geometría poliédrica, aparentemente paupérrimos, pero muy baratos y efectivos para que el gato mude las vainas externas de sus uñas y arañe el objeto hasta hartarse.
Alfombras curvas o tablas regulares de esparto y cartón para distraer al gato, son también muy baratas, permiten al gato arañar en horizontal sobre el suelo o en vertical si se colocan contra la pared y al anclar las garras felinas puede estirar su cuerpo. Algunas ofertas vienen con bolsitas de catnip o menta gatuna, hierba triturada extraída de la planta denominada nepeta cataria.
– Rascadores pequeños de postes y plataforma con hasta 1 metro de altura.
– Rascadores medianos de múltiples plataformas con hasta 1,6 metros de altura.
– Rascadores grandes con plataformas a distintos niveles con más de 1,6 metros de altura.
Rascadores con postes ajustables que desde el suelo al techo alcanzan la altura total de la habitación de los gatos con hasta un máximo de 2,75 metros de altura.

En zooplus están ordenados los rascadores para gatos según características, medidas, materiales de fabricación (madera, cartón) y mejores valoraciones de rascadores de gatos con reseñas de los servidores de gatos caseros.

Protecciones para los muebles

Los salva sofás son protectores de plástico duro transparente para tus sofás o sillas. Los salva sofás tienen una parte que va debajo del mueble y queda sujeta por el propio peso del mismo, así que no hay grapas ni velcro ni nada parecido. El plástico protege los muebles y los salva sofás son discretos, casi invisibles a invitados o visitas en casa. Otras opciones son algunos protectores adhesivos que se puedan retirar sin dañar el mobiliario, sobre todo laterales y reposabrazos de sillones, sofás que estén hechos de cuero donde el gato puede abrir fisuras con sus garras, así como evitar que el gato deje deshilachada la alfombra.

Protectores de las uñas de los gatos

soft paws gatos

Los soft paws (almohadillas suaves) son cobertores que encajan sobre las uñas del gato. Duran entre cuatro y seis semanas, según crezcan las garras del gato, y son sencillos de sustituir. Salvan a miles de gatos cada año de ser desungulados, la cruenta oniquectomía felina practicada sin escrúpulos en muchos países, sobre todo Estados Unidos.

También se llaman en inglés soft claws (garras suaves), las fundas protectoras para las uñas de los gatos caseros son bonitas, vienen en diferentes colores y cubren las garras del gato evitando que las use para arañar o dañar mobiliario con el marcaje territorial en vertical cuando padecen ansiedad o se sienten angustiados por cambios en la vivienda, llegada de otros gatos a su territorio, olores de otros animales o personas que no son familiares, mientras permite que el gato sea capaz de rascar postes o superficies de esparto, madera, cartón, materiales utilizados en postes rascadores, estirarse tras anclar sus garras, marcar el territorio en horizontal y defenderse si es necesario para mantener las distancias con sus congéneres u otros animales si se sintiera acosado o amenazado.

Aunque no son difíciles de colocar, a algunos gatos les puede molestar y se pueden revolver para esquivarnos, pero si el gato doméstico es de temperamento afable, elegimos un momento del día cuando se encuentre tranquilo, cuando reposa en su lugar habitual de descanso dentro de la vivienda, seguro que nos deja colocarle las fundas en las garras. Por otra parte, si no nos es complicado recortar las uñas a nuestros gatos cada dos semanas, según crezcan y se afilen sus retráctiles garras felinas, quizá nos podemos ahorrar este método ya que tendríamos que quitar las fundas para recortar las uñas de nuestro gato.

soft claws gatos

En Youtube hay vídeos demostrativos, casi todos en lengua inglesa, buscando los términos en inglés “soft claws” o “soft paws”, donde se muestra cómo colocar las protecciones en las garras de los gatos de un modo sencillo y no lesivo para el felino doméstico, previniendo que puedan dañar el mobiliario en la casa con rascado en vertical o soltar algún arañazo defensivo cuando les incordian demasiado, y sin por ello causarles daño ni traumatizar a los gatos.

No se debe recurrir únicamente a la disuasión como estrategia para manejar el problema de las uñas. Hay quién usa repelentes para evitar el marcaje, o al contrario, que el gato se acerque para arañar y reprenderlo si no es una zona permitida pero esto es un recurso raro una vez agotadas otras vías. Antes que usar castigos, la menta felina, albahaca de gatos, llamada en inglés catnip, la nébeda o nepeta cataria es una hierba gatera muy útil para atraer al gato a los postes de rascador, esparciendo hierba gatuna en la base del poste pues su aroma es embriagador, en la naturaleza los gatos suelen masticar las hojas de nepeta cataria y revolcarse sobre la planta.

No todas las tácticas disuasorias funcionan con todos los gatos. Un gato puede sobresaltarse al ser mojado con un difusor o spray de agua, otro puede ignorarlo, y otro gato podría quedar traumatizado si le lanzan continuamente agua encima (algunos gatos quedan traumatizados con el sonido del grifo o de la ducha si se ha usado para castigarles por arañar). Si pruebas una táctica disuasoria y observas que no es efectiva o asusta al gato, no la uses. Asegúrate de que tu gato asocia la táctica disuasoria con la acción de arañar, no contigo o con una señal contradictoria.

Una persona razonable, con paciencia y autocontrol aplica remedios humanos y razonables para las infracciones de rascado del gato, no lo maltrata o le lleva a una clínica veterinaria sin escrúpulos que se preste a desungular al felino doméstico, a sabiendas de que la cirugía denominada técnicamente oniquectomía felina no hará sino traumatizar de por vida al pobre gato que la padezca. Parte de la responsabilidad de ser buen cuidador de tu gato es ser tolerante con sus comportamientos innatos y naturales. Se puede indicar a un gato que estamos decepcionados con su comportamiento ignorándole o llevándole a otra habitación, sin perder los nervios. El gato tiene en su esencia y naturaleza felina usar las uñas, sus garras retráctiles, propias de los félidos como heredó de sus ancestros, se puede mantener una buena convivencia mientras dejamos que el gato utilice sus uñas, sea o no un gato que haga toda su vida en el interior de la vivienda.

4 Respuestas a “Las uñas de los gatos”

  1. :salta: Hola saludos y gracias por los buenos deseos y dejame decirte que me encantan esos articulos ya que me sirven mucho para cuidar a mi lindo gatito y que mejor que sean de alguien al que le encantan los gatitos tanto como a mi y espero que me sigan enviando articulos por que ya me tenian muy olvidada y no sabia nada de ustedes reciban de parte mia muuuchos ronrroneos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
http://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.