Gatera » Cuidados gatunos

Cómo bañar a un gato

27 Mayo 201010.905 vistas29 ronroneos

Los gatos pasan buena parte del día acicalándose el pelaje mientras reposan en un sitio cómodo -las escasas horas de vigilia en comparación con las horas que pasan durmiendo- por lo que se considera que son bastante higienicos y atentos a su limpieza corporal. Aunque siempre hay cosas que no dejaremos de hacer con los gatos con los que convivimos por mucha fama de limpios que tengan, como mantener la bandeja de arena aseada varias veces al día, así como limpiar legañas, suciedad en las orejas y mocos que no alcanzan a limpiarse.

Se considera que los gatos aborrecen el agua y de hecho se utiliza el agua, mojando con un difusor, para disuadir a un gato de una determinada conducta (marcaje, arañazos, subirse hasta determinados lugares). Muchos gatos no tienen inconvenientes en mojarse para beber del grifo o para pasar la pata y acicalarse la cabeza, en casos tan singulares como en el de la raza gatuna Van Turco, pueden incluso animarse a nadar.

Los gatos se ensucian no obstante en ciertas zonas del cuerpo donde tienen dificil acceso a lametazos o no siempre se limpian bien (almohadillas, el bajo vientre o la zona genital), se pueden poner perdidos en alguna salida al exterior o también trasteando en casa. No es malo bañar al gato casero y cuando se rescata a un gato callejero, además de las pruebas sanitarias y la desparasitación, hay que darle un baño. Si el felino doméstico no se ha acostumbrado al baño desde pequeño, podemos evitar estres con algunas pautas.

Las pautas de precaución previas al baño consisten en cepillar al gato y comprobar si realmente necesita un baño o se le puede limpiar sin recurrir al agua jabonosa. Si nos hemos decidido por el baño, es bueno que el gato se encuentre descansando, nos aseguraremos de que tiene las uñas recortadas y lo tomaremos en brazos para ir al baño, cerrando la puerta.

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

Es importante que el baño esté cerrado para evitar persecuciones y que el gato salga corriendo mojando el suelo por la casa. Si tenemos una bañera con puertas correderas o una cabina (si es pequeña es incluso mejor) le podemos bañar allí. Tenemos que contar con un champú específico para gatos, que puede comprarse en una tienda o clínica veterinaria. Podemos llenar la bañera o la pila donde bañemos al gato con agua tibia hasta una altura que le llegue cerca de la tripa, pero que pueda chapotear con las patas.

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

Si el felino se resiste y protesta no sólo intentando escapar de la bañera sino con arañazos, es bueno que llevemos una protección, guantes y alguna chaqueta resistente de manga larga, nada de jerseys o prendas que pueda deshilar con sus garras. Lo que suele asustar al gato es que le mojen con la ducha, tratará de huir al escuchar el chorro de agua, es conveniente que le mimemos mientras le mojamos el pelaje antes de usar la ducha. Con un poco de champú vamos esparciéndolo y le masajeamos hasta que empiece a salir espuma en todas las zonas (lomo, barriga, patas, cola), teniendo cuidado en la cabeza evitando la zona de los ojos, hocico e interior de las orejas.

bañar al gato

bañar al gato

Cuando el gato esté bien enjabonado, podemos proceder a quitar el tapón de la bañera o bidé y aclarar bien con el chorro de agua de la ducha, usando agua caliente. Antes que dejar que se escape, le retendremos y con una toalla calentita le podemos llevar hasta una habitación para secarle con un masaje y dejarlo sobre la toalla para que se vaya secando a lametazos hasta recuperar el volumen del pelaje. Aparte de limpiar bien a nuestro compañero gatuno, lograremos que su pelaje huela muy bien, aunque el gato quiere volver a oler a gato cuanto antes. Para evitar que el felino pueda asociar el baño con una experiencia traumática podemos finalizar ofreciendo un premio, algo rico que le pueda gustar aparte del pienso rutinario.

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

bañar al gato

Para los que quieran divertirse con un relato divertido, ‘Bañar a un gato como arte marcial’ extraido del libro ‘Alegatos de los gatos‘ de Antonio Burgos:

“1. Debes saber que a pesar de que el gato tiene la ventaja de su velocidad y falta de consideración por la vida humana, tú tienes la ventaja de la fuerza. Aprovecha esa ventaja seleccionando la zona de combate. No trates de bañarlo en un espacio abierto donde te obligaría a perseguirlo. Escoge un baño muy pequeño. Si tu baño tiene más de cuatro pies cuadrados, es recomendable que te metas en la cabina del baño con el gato y cierres las puertas correderas como si fueses a darte una ducha. (Una simple cortina de ducha no funcionará. Un gato iracundo puede hacer trizas una cortina de baño de tres gomas pegadas más rápido que o que tarda un político en tomar posiciones.)

2. Un gato tiene garras y no dudará en levantarte toda la piel del cuerpo con ellas. Tu ventaja es que eres elegante y sabes cómo vestirte para protegerte. Es recomendable un mono de lona encajado en botas de caña alta, un par de guantes de cota de malla, un casco del ejército, una máscara facial de hockey y una chaqueta de mangas largas.

3. Usa el factor sorpresa. Coge a tu gato con indiferencia, como si fueses a llevarlo a su plato de comida. (Los gatos no notarán tu extraña indumentaria. Tienen poco o nulo interés en las reglas de la moda.)

4. Una vez estés en el baño, la velocidad es esencial para tu supervivencia. En un sencillo y líquido movimiento, cierra la puerta del baño, entra en la cabina de baño, cierra las puertas correderas, moja al gato y échale champú. Acabas de comenzar uno de los cuarenta y cinco segundos más salvajes de toda tu vida.

5. Los gatos no tienen agarraderas. Añade el hecho de que está jabonosamente resbaladizo, y el problema estará radicalmente ensamblado. No esperes poder sujetarlo más de dos o tres segundos cada vez. Cuando lo tengas debes recordar darle otra pasada de champú y frotar como loco. Él entonces escapará y caerá de nuevo en el agua, él mismo saltará fuera. (El récord nacional para gatos es tres enjabonados, así que no esperes demasiado.)

6. Entonces el gato debe ser secado. Los bañadores de gatos novatos siempre asumen que esta parte será la más difícil. De hecho, el secado es simple comparado con lo que acabas de pasar. Eso se debe a que ahora el gato está semipermanentemente asfixiado por tu pierna derecha. Sencillamente quita el tapón del sumidero con un pie, alcanza la toalla y espera. (Ocasionalmente el gato terminará agarrado a lo alto de tu casco. Si eso ocurre, lo mejor que puedes hacer es agitarlo para que caiga y convencerlo de que se enganche en tu pierna.) Después de que la bañera se haya vaciado es bastante simple alcanzar al gato y secarlo. En un par de días el gato se relajará lo suficiente para ser separado de tu pierna. Normalmente no dirá nada durante tres semanas y pasará mucho tiempo sentado dándote la espalda. Él incluso pudiera volverse psicocerámico y desarrollar la postura fija de una figura de yeso. Deberás asumir que está enfadado. Ése no es el caso usual. Normalmente él está sencillamente rumiando formas de atravesar tus defensas y lesionarte de por vida la próxima vez que decidas darle un baño. Pero al menos ahora huele bastante mejor.

Hay que añadir que el gato, recién bañado, no se lame y relame hasta secarse completamente con la toalla de ducha de su lengua porque esté mojado. No. En absoluto. Al gato le trae sin cuidado la humedad; lo que le preocupa es ese espantoso olor a limpio que le ha quedado. No es que el gato se esté secando a lengüetazos: es que se está quitando ese horroroso olor a bebé recién bañado que le hemos dejado con el champú, la espuma y los cariños. El gato quiere volver a oler a gato cuanto antes y dejarse de esas tonterías.”

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (3 votes, average: 1,00 out of 1)
Cargando…
 :sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?:

29 ronroneos »

  • Wendy maulló:

    :salta: este articulo nos enseña mucho sigan sacando más árticulos y miuuuuuuuuuuuu

  • belkys tete maulló:

    Bueno digamos que tengo una hermosa y muy peligrosa gata blanca que le encanta frotarse contra escalones sucios de la calle, pero odia el baño y de verdad esta es una gran ayuda porque yo no sabia si debia cortarle sus garritas pero ahora no sólo sé que se las puedo cortar, sino tambien cómo bañarla. Porque siempre me muerde, me araña, me moja y ni secarse quiere… ^-.-^ jejejeje… Gracias.

  • Mara Luna maulló:

    Me hizo reir mucho este articulo además de que la próxima vez sabré cómo bañar a mis gatos mas facil y con menos personas heridas jeje

  • Viry maulló:

    Genial!!! jajajaja Me encantó el artículo! Juro que hay varias cosas que no sabía que se tienen que hacer para bañarlo :D Y el relato super divertido, me reí muchísimo! :ronroneo: Saludos! :blue:

  • Martha maulló:

    Excelentes y sabios consejos! Sólo una vez lo intenté y sin precauciones quedé escarmentada de por vida!! Gracias a ustedes ahora sé qué debo hacer!!

  • Diana maulló:

    Está muy divertido, me gustó, me recordó cuando bañaba a mis gatos!

  • Jul maulló:

    Muy buenos consejos, gracias.

  • Odett maulló:

    :hug: Simplemente perrrfecto. Todo totalmente cierto y la historia del final me encantó. Gracias.

  • Sharon maulló:

    Yo quisiera bañarlos pero me da miedo que puedan reaccionar mal o se vayan a enfermar. Pero siempre hay una primera vez. Espero tener el valor de hacerlo porque me va a dar penita verlos llorar! Bueno gracias por los consejos sobre cómo debo bañar a mi gato!

  • Brenda maulló:

    Así que éste es el dócil de Ovidio. Bonita y limpia bañera.

    ¿No escribirás más?

  • Besos de gato maulló:

    Gracias por los comentarios, pronto se publicarán más artículos.

  • Javier maulló:

    Los felicito por el artículo ya que enseña a mucha gente cómo bañar los gatos sin tener accidentes con ellos.

  • breíto maulló:

    El “Alegatos de los gatos” de Antonio Burgos, genial. Me tomé la libertad de imprimirlo y pasárselo a la veterinaria de mi gato, la cual se divirtió un rato. Sobre el lavado con agua, si el gato es casero y no está acostumbrado, ya con cierta edad, recomendaría el champú seco. Para el profano en el asunto, son unos polvos como los de talco. Se frota el gato bien con ellos y luego se cepilla hasta eliminarlos por completo. Es como un cepillado normal y no tiene los riesgos mencionados en los Alegatos. Yo uso uno que me va muy bien llamado LadyBel francés y me lo deja desengrasado y brillante, además de ligeramente perfumado. Un saludo.

  • Andre maulló:

    Que bonito… me encantó, soy nueva y definitivamente me voy a inscribir, la historia es genial. Soy una amante de los felinos.

  • Valcros maulló:

    Había escuchado que los gatos se aseaban solamente con lametones por su pelaje, quitando los pelos caidos y retirando la muda, por eso se podían formar las bolas de pelos y de ahí la toma de malta felina. Por eso pensé que no había que bañar nunca a un gato, no sólo por el miedo que se dice que tienen al agua sino por que no lo necesitaban.

  • Valcros maulló:

    Supongo que si el gato ha salido a algún lugar y viene muy manchado de tierra o barro, o si por la suciedad del entorno tiene zonas que no alcanza a limpiarse igual sí puede ser necesario bañarlo.

  • Gatita maulló:

    ¡Hola! El articulo es super interesante. Tengo una gatita y bueno no le gusta que la bañe se pone de mal genio… bueno si me pudieras dar un consejo porque mi gatita sólo pasa encerrada en el atico y no sé qué hacer…

  • Atthis maulló:

    :ronroneo: No sé si muchos gatos mantendrían la calma sin escaparse de un salto de la bañera.

  • Eliud Prado maulló:

    Es muy util.

  • Besos de gato maulló:

    Gatita, no tengas a los gatos encerrados mucho tiempo en una zona de la casa ni en un lugar donde puedan saltar por ventanas o terraza, salvo teniendo una parcela que esté delimitada para evitar que se escapen.

  • Lasker maulló:

    A mis gatos no les gustaba el baño, eran reacios a que los bañara, pero encontré una manera muy divertida de conseguirlo: mojaba generosamente una toalla grande, poco a poco se las iba frotando en el cuerpo y ellos lo interpretaban como un gesto amistoso (supongo que creían que los lamía con una lengua gigante) y comenzaban a trotar por toda la casa, jugueteando. Yo los perseguía por todas partes y constantemente se detenían para que los volviera a frotar: ahora las patitas, luego corrían un poco y se volvían a parar, esperándome, entonces seguía con la cola y la espalda, volvían a trotar otro poco y yo los perseguía, y así le seguíamos hasta que estaban tan mojados y frotados de la cabeza a los pies como si los hubiera bañado en la tina. Obviamente yo me cansaba (no soy precisamente un atleta) pero me divertía de lo lindo.

  • Mireia maulló:

    Yo también he bañado a mi gato en alguna ocasión, pero sólo cuando tenía una capa de suciedad en las almohadillas y bajo el pelaje, sobretodo en la cola.

  • Mexicana maulló:

    Buen reportaje. Acostumbro bañar a mi gata con cierta frecuencia: cada 3 semanas o cada dos meses, según, si está sucia o viene el invierno, y la verdad es que la baño en forma tranquila, si acaso me hecha unos dos maullidos de dolor. Para tranquilizarla, con mi cabeza toco su cabeza con amor y le expreso: – “te baño porque te amo y en esta casa hay reglas, por lo tanto, debes bañarte”- y vuelvo a tocar su cabeza y al fin se relaja, no hay que frotarla fuerte ni rápido, porque el pelo se les enreda, ya le tuve que cortar al ras, todo debe ser suave. Como tiene pelo largo, tarda en secarse, en ese lapso está deprimida y trata de no ensuciarse en unos días, y la baño con jabón de lavar, me dijeron que ese jabon no deja olor, y sí la deja sedosa.

  • Mexicana maulló:

    Es bueno observar el comportamiento del gato (costumbres), salí de viaje (3 días) y al volver busqué a mi gata, noté que no bajó el nivel del alimento y así continue observándola y de inmediato acudí al veteniranio, sencillamente la observó, le toco su pancita y le recetó dos sobres laxantes y que le cambiara el alimento (bebe) y ahora se muestra muy saludable. Las mascotas son una extensión de nuestra familia.

  • Mexicana maulló:

    Es necesario también que los acicalemos cepillando al menos una vez por semana su pelaje, porque el pelo se hace bolas y su digestion se complica cuando los gatos se limpian a lenguetazos quitando el pelo caido.

  • Yuli maulló:

    Hola, tengo un gatito de raza ragdoll y hoy lo llevaré a su primer baño, viendo esto estoy más prevenida. Gracias.

  • Renata maulló:

    ¿Qué es necesario para que a mi gato no se le caiga el pelo? :ronroneo:

  • Sandro maulló:

    Mi Sandro necesita un baño. :ronroneo:

  • Alejandra islas maulló:

    Yo no la baño pero la limpio con un paño humedecido en una solución de agua y vinagre blanco, poquísimo vinagre. La limpio por todos lados, me toma medio minuto y con esto he conseguido quitarle malos olores y le queda el pelo sedoso y limpio. Mi gata se mete debajo de los coches y sale llena de grasa.

Ronronea si te gustó el sitio

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.