Gatera » Gatos

Segundo episodio de Keeping up with the Kattarshians

10 marzo 2017359 lecturasSin ronroneos
 

El éxito fulgurante del programa de telerrealidad islandés Keeping up with the Kattarshians hizo que los primeros cuatro gatitos fueran adoptados a finales de febrero de 2017. La idea original era que permanecieran en la casa de muñecas amplificada hasta 4 semanas; tras ese tiempo, si los gatitos de Icelandic Cat Protection Society no son adoptados antes por internautas que los observen a través de las cámaras de retransmisión en directo, otros kattarshians tutelados por la asociación protectora de gatos de Islandia ocuparán la casa buscando su oportunidad de encontrar una familia que los lleve a su hogar. Mientras la audiencia no baje en los canales de Youtube o el streaming del portal de noticias Nutiminn, el reality show será el reclamo para encontrar hogares para los gatos abandonados y habrá tantos episodios como grupos de gatos sigan permaneciendo en el refugio de Kattholt a la espera de adopción.

Keeping up with the Kattarshians

Keeping up with the Kattarshians

Aunque lo mejor sería que el programa Keeping up with the Kattarshians terminara porque ya no es necesaria su función y se ha llegado a un punto de equilibrio entre la población de gatos domésticos y las familias que pueden cuidarlos, sin más gatos callejeros abandonados. Si bien no parece tan difícil en un país con la población de Islandia, sigue siendo una utopía en el resto del mundo, donde basta visitar cualquier localidad, rural o metropolitana, para darse cuenta de que hay cientos de gatos callejeros. Friends of Cats Society of Iceland se estableció el 28 de febrero de 1976. Los objetivos de la asociación pasaban por un mejor trato a los gatos, que se cumplieran las leyes de protección animal y que todos los gatos de Islandia tuvieran una verdadera casa, comida y cariño de una familia. La apertura del refugio para gatos Kattholt se hizo el 27 de julio de 1991, en la dirección física Stangarhylur 2, 110 Reykjavík, Islandia. Aunque entonces no había tantos medios de difusión por internet y redes sociales, nos da una idea de que controlar la superpoblación de gatos abandonados es un trabajo largo, duro y difícil, por más que se hagan campañas sobre la importancia de esterilizar y controlar las colonias de gatos callejeros.

El reality gatuno ha continuado con otro grupo de gatos en adopción, la siguiente generación o el siguiente episodio de los Kattarshians en su primera temporada:

El dúo Hekla y Katla. Dos pequeñas hembras con pelaje negro azabache, más oscuro que la ceniza. Bautizadas como “las gemelas” a pesar de que tienen ciertos rasgos distintivos en la forma de la cabeza, por lo que deberían ser en todo “las mellizas”. Nútíminn ve complicado separar a ambas gatitas y espera que los espectadores del programa Keeping Up With the Kattarshians consideren que la solución al problema es una adopción conjunta para las hermanas. Se llevan muy bien y pasan el tiempo durmiendo juntas, corriendo en el juego del pilla-pilla y escalando los postes de los rascadores.

Hekla, Keeping up with the Kattarshians

Los nombres Hekla y Katla fueron elegidos por dos notorios volcanes con el mismo nombre, que regularmente durante siglos han entrado en erupción expulsando cenizas negras sobre el cielo de Islandia. El volcán Hekla se encuentra en el distrito de Rangárvallasýsla al sur de Islandia y entró en erupción por última vez en el año 2000. El volcán Katla se encuentra al sur de Islandia y está cubierto por la capa de hielo Mýrdalsjökull. Entró en erupción por última vez en el año 1918.

Katla, Keeping up with the Kattarshians

La hermana de la camada gatuna con pelaje tortuga se llama Vigdís y es la más pequeña de las cinco crías. También fue la última en pasar el destete, para comenzar a comer alimentos sólidos, y la última en aprender a utilizar la bandeja de arena, pero ya ha alcanzado a sus hermanos de camada en dichos menesteres. Vigdís es valiente, determinada y se desarrolla favorablemente. No hay obstáculo que detenga a Vigdís, puede dudar por un momento antes de saltar desde un lugar más alto pero acaba lanzándose a un juego de caza con sus hermanos de camada. Su nombre fue elegido en honor a Vigdís Finnbogadóttir, la primera mujer de la historia en ser elegida democráticamente como presidenta del gobierno.

Vigdís, Keeping up with the Kattarshians

Bubbi es un gato félix de color negro y blanco, de prominentes cejas y bigotes, con temperamento mujeriego. Tiene manchitas blancas en las cuatro patas, como si llevara guantes y calcetines. Bubbi recibió su nombre en homenaje al músico islandés Ábjörn Kristinsson Motherns, también conocido como Bubbi Morthens. Bubbi es vivaz, ufano, un pequeño gato que se divierte corriendo como un rayo alrededor de la casa. Suele tomar la iniciativa en los juegos como buen líder y es el más curioso del grupo; los demás gatitos de la camada lo siguen cuando se sienten atrevidos.

Bubbi, Keeping up with the Kattarshians

Þór, el otro macho sin esterilizar (hasta que no pasen los 7 meses de edad no pueden ser castrados), es de pelaje atigrado rojizo. Los dos hermanos fueron los primeros de la camada en pasar el destete y comenzar a utilizar la bandeja de arena para hacer sus deposiciones. Þór es gentil y mimoso, le encanta que lo tomen en brazos para acariciarlo. Aunque aprende muy rápido, en ocasiones se comporta de forma boba. Cuando su olfato felino detecta un bol con comida húmeda de lata, se pasa de glotón, padeciendo indigestiones. Þór obtuvo su nombre por la divinidad escandinava del relámpago. Þór es el principal dios de los Aesir, divinidades de la mitología nórdica después de las invasiones indoeuropeas que fueron incorporados al panteón antiguo, sin suplantar a sus dioses predecesores, los Vanir, con quienes entraron en guerra. Þór es representado como un hombre forzudo de barba pelirroja y mirada punzante. Aunque el gatito es ciertamente de pelaje rojizo, sus ojos son más amables que los del aguerrido vikingo.

Pór, Keeping up with the Kattarshians

La asociación amigos de los gatos de Islandia recoge gatos abandonados; si están identificados los devuelve a sus dueños, si no tienen identificación, les busca un nuevo hogar. Hasta la implantación del microchip como método de identificación de mascotas y animales domésticos, Kattholt utilizaba un registro de gatos mediante un número de identificación tatuado en el interior de la oreja derecha, que realizaban los veterinarios. En el registro se asociaba el número de identificación con el nombre, dirección y teléfono de los dueños además de otros datos sobre el gato. En el año 2003, Kattholt fue inscrita en Swedish periodical Aktuellt från Djurens Vänner (volumen 3-4, año 2003). (Djurens vänner significa Amigos de los animales). En dicha publicación sueca, Christina Öhnell describía el trabajo de Haukur Henderson y las personas voluntarias de Kattholt, durante su viaje a Islandia.

El refugio de gatos Kattholt está dividido en cinco departamentos diferentes: 1. Hotel, 2. Cachorros, 3. Gatos encontrados, 4. Gatos enfermos, 5. Gatos recién llegados. En los últimos departamentos se realizan las cuarentenas hasta estar seguros de que los gatos no padecen enfermedades, primero se realiza siempre el test de enfermedades inmunosupresoras FeIV/FeLV (inmunodeficiencia y leucemia), y en caso negativo pueden pasar a convivir con gatos sanos. “Cuando estuve allí, había 80 gatos en Kattholt, de los cuales 25 eran gatos hospedados, es decir, gatos con dueños que los habían dejado en el hotel como un servicio de residencia, que junto con las donaciones es una ayuda económica.” Para llevar gatos huéspedes por unos días es obligatorio entregar la cartilla veterinaria con un certificado que demuestre su buen estado de salud.

Kattholt tiene capacidad en sus instalaciones para dar aforo hasta unos 200 gatos, pero raramente hay tantos, según Haukur Henderson. Siempre hay al menos tres personas voluntarias para cuidar de los 80 gatos, además de un veterinarios que atiende 24 horas en casos de urgencia. En las diferentes habitaciones de Kattholt hay jaulas para gatos con una fabricación y disposición práctica con tres jaulas por fila en dos secciones, de modo que se puedan transportar seis a la vez. Se colocan en un vagón especial, que es parte de un sistema importado desde Estados Unidos. Cada jaula tiene la identificación del gato diferenciando la zona de los gatos callejeros y los gatos huéspedes que tienen dueño. Durante años Kattholt mantenía un consultorio sobre gatos perdidos/encontrados, consejos de tenencia y problemas de conducta. Con los años la difusión de los gatos en adopción se adaptó a las páginas y redes sociales en internet, frente al anticuado método de carteles en vitrinas de clínicas veterinarias.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (No Ratings Yet)
Cargando…


Ronronea si te gustó el contenido

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes personalizar tu imagen de usuario mediante un perfil en Gravatar.com.

:sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?: