El origen de la gata Carey

Una narración sacra, un relato mitológico, nos ha transmitido que el Sol suplicó a la Luna para pedir a ésta que lo ocultara, de modo que aquel tuviera una coartada para ausentarse del ancho cielo. Podría liberarse de su luminosa tarea, aunque el descanso fuera sólo unos momentos: la duración de un eclipse solar.

El origen de la gata Carey.El Sol quería dejar de ser considerado el centro del Universo, que nadie pidiera su presencia, pasar inadvertido después de milenios de tanta presión y elevadas expectativas, en definitiva, tomarse un descanso, un tiempo de asueto: no ser anunciado como Helios por su hermana Eos, en cada amanecer, no recibir más culto a través de Amón-Ra desde Mesopotamia y Egipto, ni que lo mencionaran de la Hélade a la Tróade por Zeus, referido como motor inmóvil en la metafísica aristotélica, el Uno transcendente plotiniano, Dios padre omnipotente, uno y trino como las tres hipóstasis neoplatónicas ficinianas, Deus sive Natura en Spinoza, hen kai pan, hen panta einai, dictum griego que recorre la cultura occidental desde Heráclito hasta Hölderlin y su apoteosis en el espíritu absoluto hegeliano hasta el fin del clasicismo.

La Luna, ante tanta súplica y después de que el Sol abrazara sus rodillas, accedió a su petición, pero esperó a la plenitud de su fase. Durante la estación del estío, cuando el Sol más brillaba, la canícula alcanzaba su máxima potencia calorífica, el astro solar mandaba fotones y ondas ultravioletas en apresurada cinética de partículas, la Luna se acercó al Sol, y lo fue cubriendo, poco a poco, para que a los agotados mortales no les sorprendiera de golpe la oscuridad, temblando sus piernas por el miedo y acongojándose sus corazones.

El origen de la gata Carey.

El Sol, que por encima del éter hacía millones de años que observaba la faz de la Tierra, no lo dudó más tiempo, para sentirse libre y pasar desapercibido se hizo corpóreo en el ser más perfecto, sigiloso y discreto que existía entre los animales: una gata negra. La Luna, perezosa, en seguida se sintió cansada de parapetarse como motor inmóvil, y sin avisar al Sol, deshizo su celeste favor, apartándose lentamente. Cuando Sol se dio cuenta ya era demasiado tarde, salió corriendo hacia el Cielo, impulsado por el soplo del Céfiro, apresurándose sobre un carro que describía una estela áurea dada la velocidad a la que se desplazaba, como si tiraran de él los corceles indomables Janto y Balio. Dada la urgencia con la que partió de la Tierra cuando el eclipse solar se desvanecía, dejó en su metamorfosis parte de él: cientos de rayos de Sol se quedaron dentro de la gata negra en la que se había transformado, dejando reflejos dorados por todo su pelaje.

Gata Carey.

Todos los gatos que nacieron de aquella gata negra, su primera progenie y la descendencia hasta nuestros días son los gatos a los que por su pelaje, llaman Carey. Su manto oscuro se fragmenta por cientos de rayos de luz; como si se trata de la descomposición lumínica de la luz blanca por longitud de onda a través de un prisma en toda su gama cromática visible por el ojo humano, los tonos son rojos, amarillos y naranjas. Quien conoce la génesis solar de las gatas carey simboliza las gamas cromáticas de su pelaje en propiedades mágicas.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Gata Carey.

Éste es el relato mítico que nos cuenta el origen de la gata carey, un aition o relato causal precientífico de cultura tradicional ágrafa pero de indudable entretenimiento literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.