Defensa de los gatos callejeros en España durante la emergencia por coronavirus covid 19

En Gijón, Asturias, se mantuvieron pautas similares por las medidas restrictivas a la libertad deambulatoria durante la pandemia por coronavirus covid-19, al alimentar a los gatos callejeros cada tres días, empleando el menor tiempo posible al deambular por los espacios públicos, en horario nocturno o de matute, con la debida acreditación por si era requerida por agentes policiales. Elena Vigil, voluntaria de la Asociación Gijón Felino, alimenta una colonia de gatos del barrio de Nuevo Gijón, censada y autorizada por el ayuntamiento del Principado de Asturias.

Colonias felinas de gatos callejeros en Gijón

Cabe recordar para quienes conozcan el funcionamiento de las protectoras de gatos callejeros y el método de captura, esterilización y retorno para controlar las poblaciones de felinos silvestres que el Estado de Alarma por la pandemia del coronavirus covid19 ha coincidido en el equinoccio primaveral justo cuando debería haber empezado la captura de las gatas para proceder a esterilizarlas, dado que se producen alteraciones hormonales en el comportamiento social de los gatos respecto a apareamientos, rivalidades entre gatos macho para cortejar a las gatas en celo durante la fiebre primaveral, pero la campaña de esterilización está parada en casi todas las regiones por las circunstancias excepcionales de la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad así como al trabajo en clínicas veterinarias.

Colonias felinas de gatos callejeros en Albacete

La asociación de animales Dejando Huella de Albacete estima que en Albacete pueden convivir entre todas las colonias felinas un total de hasta 3000 gatos. Desde su fundación en el año 2014 han cuidado de los gatos callejeros en seis asentamientos distintos repartidos por la ciudad manchega, fundadores como su portavoz Antonio José Fernández, el actual presidente Leandro Palacios, el veterinario Carlos Rodríguez y la jurista Raquel López, especialista en Derecho Animal. En su andadura han logrado que sus socios comprometidos sean hoy 190 personas, con hasta 30 casas de acogida para animales convalecientes o que necesiten cuidados hasta lograr su adopción. Durante el Estado de Alarma actúan con discreción en horarios nocturnos para respetar las restricciones a la libertad deambulatoria, al tiempo que no dejan de mantener alimentados a los gatos callejeros.

Gatos Dejando Huella Albacete

La solución no pasa por recoger a todos los animales que estén en la calle, pasa porque los animales no tengan que acabar sobreviviendo en las vías públicas. Nosotros en las charlas de concienciación que hacemos en los centros educativos solemos poner un símil que, además, los chavales suelen entenderlo muy fácilmente, y tiene que ver con los accidentes de tráfico, o lo que es lo mismo, cuando pasa un accidente, por supuesto que hay que atender a las víctimas pero atender a las víctimas no supone que no vayan a darse más accidentes, por lo tanto, lo que hay que hacer es educar para que no haya más siniestros porque si no hay siniestros no habrá víctimas.

Colonias felinas de gatos callejeros en Valencia

Desde inicios de abril de 2020, a pesar de la conmoción durante la emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus covid-19, Valencia mantiene un programa de cuidado para los gatos callejeros en parques y jardines de la capital levantina. Al margen de la acogida de animales abandonados que sean sociables para su posterior adopción, la Concejalía de Bienestar Animal también trabaja para la atención de las colonias felinas de gatos callejeros de vida silvestre que habitan por toda la ciudad rodeada por el cinturón del río Turia. El ayuntamiento de Valencia ha aprobado la colocación de 17 casetas para gatos callejeros, de dos modelos diferentes para protegerlos de las inclemencias meteorológicas, que se distribuirán por parques, jardines y otros espacios municipales donde viven libremente estos felinos ferales.

gatos callejeros abastecidos durante la emergencia por coronavirus covid-19

Se trata de un contrato público de moderada cuantía, no llega a la cifra máxima sopesada en presupuestos medioambientales y de salud pública para animales callejeros, cuyo montante global asciende a 1742 euros, un inflado coste promedio superior a 102 euros por caseta, ya pueden ser de gran calidad y hermetismo, dado que durante décadas eran fabricadas artesanalmente con materiales reciclados por las mañosas cuidadoras de los gatos callejeros que igualmente pagaban de su propio bolsillo la alimentación, recipientes y veterinaria. En la actualidad, la ciudad de Valencia tiene reconocidas y censadas decenas de colonias felinas por toda la ciudad, también a ciudadanos anónimos que «oficialmente» se hacen cargo de su cuidado y alimentación, campañas de esterilización para controlar la natalidad y atención veterinaria, personas acreditadas como cuidadoras de gatos callejeros que durante la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19 tienen salvoconducto para ir a alimentarlos con sigilo pese a las restricciones a la libertad deambulatoria.

En Valencia, como en otras ciudades españolas, están postpuestas excepcionalmente las campañas de esterilización de gatos callejeros mientras dura la emergencia sanitaria del coronavirus covid-19, aunque hay clínicas veterinarias que atienden para urgencias a los animales que lo requieran. Desde el año 2017, el ayuntamiento de Valencia puso en marcha el Plan de Esterilización Felina para controlar la natalidad de los gatos callejeros con un presupuesto de fondos públicos a partir de la tributación de los ciudadanos valencianos de 20 000 euros, coordinado entre la concejala de la Coalición Compromís, Glòria Tello Company con profesionales del Colegio de Veterinarios de València de una docena de clínicas y las personas cuidadoras de gatos callejeros de parques y jardines públicos de Valencia. Cada año se lograron más de 200 esterilizaciones de gatas ferales que viven de forma silvestre y regresan a sus hábitats periurbanos.

Colonias felinas de gatos callejeros en Almería

A inicios del mes de abril de 2020, existía inquietud en Almería por la colonia de gatos custodios del cementerio de San José y Santa Adela, ya que los camposantos se encontraban cerrados por el estado de alarma y solamente se permitía acceso a familiares de los difuntos. Las concejalías de Sostenibilidad Ambiental y Servicios Urbanos, dirigidas respectivamente por Margarita Cobos y Sacramento Sánchez, dieron instrucciones a la empresa concesionaria para que los operarios del cementerio atendieran a la treintena de felinos silvestres con agua y pienso seco para gatos, para mantenerlos abastecidos en ausencia de sus cuidadoras habituales. Una mujer que alimenta a los gatos callejeros de la colonia almeriense situada entre El Parador y Vícar, solicitó amparo a la guardia civil al encontrar que alguien había depositado sobras de pescados en condiciones insalubres en las inmediaciones donde se alimentan los gatos, al sospechar actuación dolosa sobre la intencionalidad de dejar comida en riesgo de contaminación.

La vida de los felinos callejeros no es, probablemente, tan animada y divertida como bien pueden hacer creer el Gato Jazz y su banda en la película Los Aristogatos, ni la existencia gentrificada del gato gourmet Garfield con las preocupaciones existenciales de los burgueses acomodados, frente a las aventuras callejeras de Heathcliff, Isidoro, el gato pícaro que deambula entre basura y chatarra para encontrar sobras de comida. Tras las medidas de confinamiento y restricciones de movilidad en la libertad deambulatoria ciudadana tomadas por la pandemia del coronavirus covid-19, las posibilidades de conseguir comida son más difíciles que nunca para los gatos callejeros de las colonias felinas urbanas. En Jaén, los medios de comunicación locales se hicieron eco de la inquietud ciudadana por el vaciado de agua en las fuentes públicas que ahora provoca que los animales callejeros de la capital andaluza no tengan un lugar donde beber, aunque no estemos todavía en la estación más calurosa del año.

Colonias felinas de gatos callejeros en Jaén

Las personas simpatizantes de los gatos jienenses indican que las fuentes de agua son usadas por estos felinos silvestres para saciar su sed y ponen como deixis la fuente pública situada en la plazoleta de San Roque, lugar donde los vecinos jienenses han visto a gatos callejeros buscar desesperados donde beber agua, a pesar de que estamos lejos del punto álgido de la canícula estival, los patos del parque de la Concordia echan en falta beber, acicalar su plumaje y nadar en la fuente. Desde el Ayuntamiento de Jaén explican que la decisión de cerrar y vaciar las fuentes viene dada por la recomendación del Gobierno y Ministerio de Sanidad por indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, aplicadas en los estatutos autonómicos de la Junta de Andalucía para luchar contra la propagación del coronavirus covid-19.

La medida de cortar el suministro de agua en las fuentes públicas se ha realizado también en muchas otras ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada. Los ayuntamientos acatan las restricciones de la orden ejecutiva establecidas por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus covid-19. Las medidas de salud pública en toda la organización territorial, encaminadas a anular las posibilidades de contagio y propagación del coronavirus para la gente se extienden tanto al confinamiento en las viviendas como a no usar los grifos y fuentes públicas de agua al existir riesgo de contagio por manipular el grifo metálico o llevarse las manos al rostro y aspirar el patógeno.

Pedro Espino, presidente de la Asociación Protectora de Animales Huella de Jaén, deja claro que los gatos callejeros sobreviven, mayormente, gracias a todas las personas que cuidan solidariamente de las colonias felinas y señala que, bajo su punto de vista, estos felinos silvestres no suelen beber mucho en las fuentes públicas. “No me imagino que beban de ahí, son muy delicados con el agua sucia y, además, creo que echan productos de limpieza para desinfectar las fuentes”, no sin remarcar: “Los gatos que viven en la calle son más astutos que las personas. Se buscan la vida como sea”. Insiste en que los gatos callejeros suelen estar acostumbrados a beber agua limpia en los bebederos que las personas cuidadoras colocan junto con el pienso para alimentarlos, así que la situación tiene que ser desesperada para que recurran al agua de una fuente pública.

La concejalía de medioambiente del ayuntamiento de Salobreña, Granada, decidió años atrás emprender planes de control de natalidad en las colonias de felinos ferales, es decir, gatos callejeros que no han tenido un contacto directo con los humanos, no son domésticos por no haber pasado un proceso de sociabilidad desde cachorros y por tanto son semisalvajes. En Salobreña conviven al menos cinco colonias claramente identificadas y censadas, cada una de las cuales cuenta una docena de gatos callejeros, esterilizados y devueltos a sus hábitats donde personas voluntarias los abastecen de comida y agua.

Colonias felinas de gatos callejeros en Salobreña, Granada

Daniel Chaves, técnico del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Salobreña, Granada, ha contado en nuestros micrófonos que en estos tiempos de cuarentena se ha provisto a esas personas cuidadoras de un permiso especial para proteger a los gatos callejeros, de modo que puedan incluso llevar equipos de protección individual (guantes, mascarillas, gafas de protección, uniformes, etc.) basados en la Directiva 89/686/CEE​ establecida en 1986 en la Unión Europea, establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de equipos de protección individual para garantizar su seguridad; en el contexto de la emergencia sanitaria por coronavirus covid-19, la exigencia para evitar contagios es máxima para los profesionales de medicina y enfermería en los hospitales y las unidades de cuidados intensivos convertidas en unidades COVID-19.

Es muy importante mantener en todas las ciudades el abastecimiento de comida y agua para los gatos callejeros, porque de lo contrario se verían abocados a buscarlos en otros lugares, revolver contenedores de basura, se dispersarían lejos de sus hábitats y crecerían las posibilidades de que se reproduzcan al aparearse durante la estación primaveral en otros asentamientos, dado que las campañas de esterilización de gatos callejeros están postpuestas a la normalización de la crisis sanitaria por coronavirus covid-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.