Los gatos en los jardines del Buen Retiro de Madrid durante la emergencia por coronavirus covid 19

En una metrópolis como Madrid la población de felinos silvestres que deambulan por los parques en toda la capital es mayor incluso que la población de gatos domésticos mimados en viviendas gentrificadas de los burgueses matritenses, próximos al castizo callejón del Gato, heredero del gentilicio acuñado por los descendientes de quienes treparon las murallas árabes próximas a las catedral de la Almudena en el año 1085. Para los gatos callejeros, su hogar es vivir en exteriores, su hábitat son los barrios residenciales, los jardines y parques públicos donde desarrollan libremente sus necesidades etológicas entre la vegetación, con la inestimable protección de aquellas personas simpatizantes de los gatos silvestres que proporcionan alimento a su colonia felina.

El Ayuntamiento de Madrid, donde gobierna el alcalde de colores rojiblancos, colchonero madrileño que también sueña con celebrar su primera orejona copa de Europa en Neptuno, jurista y abogado del Estado, José Luis Martínez-Almeida Navasqüés, se hizo eco en la red social Twitter del comunicado del Ministerio de Sanidad y la Dirección General de Derechos de los Animales, garantizando la alimentación de gatos callejeros, días después de la controversia suscitada tras decretarse el Estado de Alarma, sobre si el confinamiento obligatorio por la cuarentena del coronavirus SARS-CoV-2 causante del síndrome respiratorio covid-19 podía ser compatible con una cuestión de salud pública y protección medioambiental como salir del domicilio para alimentar a la fauna silvestre como los gatos callejeros.

gatos callejeros coronavirus COVID-19

Un debate ético sobre la debida protección a los animales de nuestro entorno social, que conviven en armonía en las regiones urbanas, no exento de algún gualtrapa trasnochado que hace de troll en internet donde asocia los gatos a la peste bubónica.

gatos callejeros coronavirus COVID-19

gatos callejeros coronavirus COVID-19

gatos callejeros coronavirus COVID-19

gatos callejeros coronavirus COVID-19

Aquellas personas que quieran prestarse voluntarias a esta labor deben atender a cualquier síntoma de coronavirus SARS-CoV2, causante del síndrome respiratorio agudo covid-19, es decir, deben controlar si sufre malestar, debilidad muscular, fiebre, febrícula, tos seca y ronca, síntomas respiratorios aún sin notable mucosidad, pérdida de olfato. Si una persona presentara síntomas compatibles con padecer coronavirus, tendrá prohibido acudir al voluntariado y deberá permanecer en su domicilio a la espera de test o seguir protocolo sanitario. Tampoco podrán asistir aquellas voluntarias que hayan estado en contacto con alguna persona diagnosticada como positiva o sospechosa de haber contraído coronavirus covid-19 dado el periodo ventana de hasta 14 días.

El pasado 3 de abril de 2020, desde la asociación Amigos de los Gatos del Retiro, publicaron un comunicado solicitando un protocolo de actuación para que el Ayuntamiento de Madrid permitiera la entrada de personas voluntarias en protección animal que alimentaran en las ubicaciones habituales a los gatos de las colonias felinas de los jardines del Buen Retiro mientras durara el cierre de parques públicos durante la crisis por coronavirus covid-19.

Desde Amigos de los Gatos del Retiro continuaron trabajando de forma conjunta con la Federación Española de Protección Animal para obtener una respuesta de Madrid Salud que esperaban desde el pasado 30 de marzo de 2020 para llevar una gestión digna de las colonias felinas del parque del Buen Retiro de Madrid en esta situación excepcional de Estado de Alarma, con restricciones a la libre circulación pero compatible con la debida protección de los animales silvestres.

Los jardines del buen Retiro abarcan una superficie de 1,28 kilómetros cuadrados y un perímetro de 4,5 kilómetros, con 21 puntos de seguimiento y una población felina de aproximadamente 270 gatos, de los cuales 19 gatos necesitan seguimiento de su salud y su correspondiente tratamiento veterinario, cuyo informe detallado en el censo, conocido por el ayuntamiento de Madrid, indica zona/ejemplar/tratamiento bien registrado por la asociación Amigos de los Gatos del Retiro.

La autorización de gestión de las colonias felinas en los jardines del Buen Retiro durante la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19 establecida en horarios de 9h a 10h, en martes, jueves y sábado, con la posibilidad de entrar un solo gestor, es imposible de sostener y dista de ser una adecuada atención. Tampoco es aceptable que sean operarios de mantenimiento de jardines quienes lo hagan de forma diaria, ya que entendemos que no han seguido las pautas y charlas de Madrid Salud.

La propuesta de la asociación Amigos de los Gatos del Retiro realizada al consistorio era más que razonable al cumplir con las precauciones y restricciones del Estado de Alarma, así como con el convenio de gestión de colonias felinas previamente suscrito con el ayuntamiento de Madrid:

– Autorización de acceso para cuatro gestores voluntarios de la asociación Amigos de los Gatos del Retiro
– Días de acceso: Lunes – Miércoles – Viernes – Domingo
– Distribución de los turnos diarios en función de los horarios establecidos en el acuerdo vigente: dos voluntarios repartidos en el horario de 10-13h / dos voluntarios repartidos en el horario 17-20h
– La asociación Amigos de los Gatos del Retiro asignará las áreas territoriales de los Jardines del Buen Retiro para cada persona voluntaria, optimizando la distribución para minimizar el tiempo dedicado y evitar confluencia entre ellos, aunque sin más transeúntes al estar cerrado todo el recinto vallado, hay espacio más que suficiente para mantener distancia de seguridad y no tocar ninguna superficie susceptible de estar contaminada.

La asociación Amigos de los Gatos del Retiro solicitó al Ayuntamiento de Madrid que cumpliera con las directrices de Ministerio de Sanidad y la Dirección General de Derechos de los Animales. Lamentaron el fallecimiento de un gato, aunque no por motivos de inanición, cuyo cadáver permaneció sin recoger al menos 24 horas por el consistorio de la capital, que constituye una negligencia dolosa de salud pública. Atender las necesidades de los gatos que pueblan los parques y jardines es una obligación sanitaria para evitar más muertes indignas en la fauna silvestre.

Un operario de medioambiente recibiría a la persona voluntaria acreditada por una entidad protectora de animales y previamente autorizada con salvoconducto por el Ayuntamiento de Madrid, en la puerta del parque público que permanece cerrado mientras dure la emergencia sanitaria por coronavirus covid-19. La persona voluntaria deberá mostrar su acreditación, el carné expedido por Madrid Salud de colonia felina, junto al documento nacional de identidad.

Según el protocolo de Madrid Salud, el empleado municipal recogerá el alimento en la puerta de entrada de Alfonso XII desde la cuesta de Moyano, junto al observatorio astronómico, se dirigirá por el paseo hasta la fuente escultórica del Ángel Caído y atenderá con diligencia a cuantas circunstancias deba tener en cuenta para depositar los comederos en la ubicación donde habitualmente se alimentaban los gatos callejeros. Solamente se dejará entrar a una persona, que irá siempre acompañada por el operario. El operario de parques y jardines o la persona acreditada como cuidadora depositará la comida para los gatos en el lugar adecuado dentro del Buen Retiro donde están los felinos acostumbrados a alimentarse.

El operario de parques y jardines acompañará a la persona voluntaria que alimenta a los gatos silvestres hasta la salida del recinto: «La empresa de conservación del parque se encargará de la limpieza habitual de la zona con la finalidad de mantener los niveles de salubridad pública exigidos por la normativa medioambiental y la excepcionalidad de las circunstancias de la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19.

gatos de los jardines del Buen Retiro de Madrid durante la emergencia por coronavirus COVID-19

En los jardines del Buen Retiro, el acceso será la puerta en la calle Alfonso XII junto al Observatorio que lleva a la fuente escultórica del Ángel Caído, y en el parque Rey Juan Carlos I, la puerta de entrada de la glorieta de Don Juan de Borbón. El horario para entrar a alimentar a los gatos de las colonias felinas dentro de dichos parques y jardines se estableció de 9 a 10 horas de la mañana, los martes, jueves y sábados.

Dentro de la gestión medioambiental durante la crisis por coronavirus covid-19, Madrid Salud publicó unas pautas de alimentación para los gatos de las colonias felinas.

Madrid Salud, colonias felinas de gatos callejeros durante la crisis del coronavirus COVID-19

El pasado 21 de marzo se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Instrucción de 19 de marzo del Ministerio de Sanidad, por la que se establecen criterios interpretativos para la atención de animales domésticos en la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus covid-19.

En lo que se refiere a la ciudad de Madrid, la aplicación de lo dispuesto en dicha instrucción quedó recogida en los siguientes términos:

1. Las únicas acreditaciones que se considerarán válidas para realizar la actividad de alimentación de los animales domésticos que habitan en los espacios públicos urbanos, son los carnets de colaboradores responsables y autorizados expedidos por Madrid Salud, y entregados a título individual, de acuerdo con lo previsto en el “Procedimiento para la gestión de solicitudes de colaboración del ayuntamiento de Madrid en la consolidación de colonias controladas de gatos urbanos, por razones de sostenibilidad y bienestar animal”.

2. Dicho carné acreditativo es personal e intransferible.

3. Su posesión no exime de la obligación de que esta actividad se efectúe en solitario, y siempre atendiendo al resto de obligaciones dispuestas por las autoridades competentes en relación con las medidas de prevención y contención del coronavirus covid-19. A este respecto, no se establecen horarios concretos, si bien se recomienda su realización en momentos de mínima circulación de personas.

4. El suministro de alimento en las colonias felinas ha de cumplir las normas de buenas prácticas en las que todas las personas colaboradoras han sido formadas e informadas, encaminadas a evitar problemas de salubridad en los entornos ocupados por estas poblaciones, y que de acuerdo con lo dispuesto en el procedimiento citado son, entre otras:

• Suministro controlado de alimento adecuado, que en todo caso será pienso seco, si bien se podrá utilizar pienso húmedo para para tratamientos sanitarios.

• Higienización periódica de comederos y bebederos, que deberán ser de aspecto y material aceptables, colocándose en áreas poco visibles. Nunca se dejarán alimentos en el suelo y los restos se limpiarán diariamente para evitar situaciones de insalubridad.

• Si se instalan areneros, limpieza periódica para asegurar las condiciones adecuadas de salubridad e higiene de la zona.

5. En el caso de colonias felinas ubicadas en parques históricos, se seguirán las directrices específicas marcadas por la Dirección General de Gestión del Agua y Zonas Verdes, lo que en estos casos puede incluir el establecimiento de días y horarios concretos por parte de dicha Dirección General.

Ante la grave situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos, y de cara a su resolución de la manera más rápida y con el menor coste de vidas humanas posible, les rogamos que ejerzan estas actividades con la máxima responsabilidad.

A partir del 20 de abril de 2020, el ayuntamiento de Madrid permitió la entrada de personas voluntarias de la asociación de amigos de los gatos del Retiro para que colocaran el alimento de los gatos en sus puntos de ubicación habituales dentro de los jardines interiores del parque público, en días alternos, solamente con los martes, jueves y sábados de descanso entre suministros de comida para los gatos silvestres.

El día 8 de abril de 2020, la empresa distribuidora de productos para mascotas, Dingonatura, realizó una importante donación de pienso y comida húmeda para gatos en un cargamento de palés de más de 100 kilos en alimentos para los gatos de los jardines del Buen Retiro que pasaron una primera semana de hambre cuando se decretó el Estado de Alarma con cuarentena domiciliaria en el confinamiento para frenar la propagación del coronavirus covid-19.

El día 24 de abril de 2020 fueron la empresa Visan y la organizadora de la carrera popular canina Perrotón de Madrid quienes donaron la friolera de 123 kilos de pienso de marcas Hills y Evoque para alimentar a los gatos del parque del Buen Retiro. El día 30 de abril llevarían otro cargamento complementario más para que ningún gato de las colonias felinas gestionadas por la agradecida y aliviada asociación de Amigos de los Gatos del Retiro se quedara ningún día sin comer.

La organización de la carrera popular Perrotón en Madrid, que se celebra en octubre y alcanzará su novena edición en 2020, realizó una importante donación de pienso en varios cargamentos para alimentar a los gatos de los jardines del Buen Retiro.

El día 9 de mayo de 2020 llegó otro cargamento de pienso para alimentar a los gatos adultos y gatitos cachorros de los jardines del Buen Retiro de Madrid, donativo de parte del grupo de distribución de comida para mascotas Visan y de la organización de la carrera canina Perrotón junto con pipetas antiparasitarias. Un desglose más que solidario y generoso en aproximadamente 128 kg de pienso optima nova, 32 kg de pienso evoque para gatitos pequeños, 12 kg de pienso para gatitos, 19 kg de pienso para gatos adultos de la marca optima nova, 12 kg de pienso para gatos adultos de la marca IAMS junto con hasta 50 kg de latitas de comida húmeda para los gatos que habitan los jardines del Buen Retiro.

Ni moco de pavo ni pera pocha. Ahí es nada, pese a que cientos de kilos de comida no duran mucho dada la población de casi 300 gatos silvestres y fornidos en los jardines del Buen Retiro, a unos 30 kilos de alimento consumidos al día. Quedó evidenciada la pujante rentabilidad de las empresas vinculadas a la protección animal que destinan parte de sus beneficios y eficacia económica a ayudar a los animales desamparados, frente al agotamiento del cansino discurso de las asociaciones de animales que desde su cúpula siempre se quejan de sus escasísimos recursos, insolvencia, estrechez económica, saturación durante los 365 días al año, habida cuenta de la generosidad de las fundaciones de grandes distribuidoras de productos para mascotas bien administradas por empresarios competentes con responsabilidad y conciencia social.

Si no fuera por estos donativos tan importantes de las empresas de mascotas, todo el coste recaería sobre la masa social de voluntariado, socios, padrinos, madrinas, adoptantes que cuidan de los animales, frente a una cúpula de dirigentes en las asociaciones protectoras que solamente velan por su imagen pública, vigilan su reputación en redes sociales de forma obsesiva, dan charlas de concienciación en eventos y ferias, mientras sientan cátedra de ética animal, apoltronadas en la beneficencia a costa de vivir del dinero de los demás, son en cambio las personas cuidadoras que alimentan a los gatos callejeros quienes están todo el año al pie del cañón sin quejarse de “estar saturadas” y costean de su propio bolsillo la comida para las colonias felinas cuando no llegan los donativos que siempre esperan como agua de mayo.

Un cargamento más de alimentos por parte de Visan y Perrotón llegó oportuno para abastecer a los gatos custodios de los jardines del Buen Retiro en un simpático remolque aparcado el día 3 de junio de 2020.

Desde el 22 de mayo de 2020, cuando la provincia de Madrid entró en la fase I de desescalada en la emergencia sanitaria por el coronavirus SARS-CoV2 causante de la pandemia covid-19, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida Navasqüés, anunció la reapertura de parques públicos que habían permanecido cerrados durante la noventena, con esta medida de alivio a la libertad deambulatoria de la ciudadanía, los gatos de los jardines del Buen Retiro así como las colonias felinas del parque Rey Juan Carlos, Quinta de los Molinos y de todos los parques públicos de Madrid, fueron abastecidos de comida por las personas cuidadoras habituales tras la sustitución temporal por operarios medioambientales con sus equipos de protección sanitaria.

Desde que la capital de España pasará de Toledo a Madrid en el año 1561 durante el reinado del monarca Felipe II de la casa de Habsburgo, del Madrid de los Austrias hasta nuestros días, la capital gatuna es un crisol cultural que, como los gatos de hábitos nocturnos, nunca duerme, nadie que haya vivido en la capital por mucho etnocentrismo se cree el omphalos u ombligo universal, nunca nadie se harta de Madrid. Volvieron a mandar los gatos en los jardines del Buen Retiro de Madrid, como corresponde a su castizo linaje, herederos del soldado en cuyo honor transitamos la calle de Álvarez Gato que trepó la muralla árabe frente a la catedral de la Almudena en el asedio de Magerit de 1085, bajo el mando del rey Alfonso VI. Los felinos silvestres del pulmón de la villa de Madrid son historia viva de los jardines del Buen Retiro donde tuvieron que aguardar su oportunidad tras la corona de Habsburgo con el acondicionamiento de los jardines del Buen Retiro en el Madrid de los Austrias cuando eran esparcimiento exclusivo de la corte de Felipe IV a partir del año 1640.

Tampoco fueron los gatos madrileños unos cortesanos vasallos de los monarcas de Borbón tras la guerra de sucesión española hasta el tratado de Utrecht en 1713, los gatos del parque con más solera de Madrid esperaron su turno tras la revolución de 1868 con el exilio de Isabel II, castiza reina de tristes destinos, para establecerse ya avanzado el siglo XX bajo el mando del alcalde honorífico del parque del Buen Retiro, Ángel Antonio Mingote Barrachina (1919-2012) dibujante cuyas ilustraciones dan imaginario a la estación de metro del Retiro, escritor y periodista español, miembro de la Real Academia Española, primer marqués de Daroca, su capilla se encuentra dentro de los jardines de Cecilio Rodríguez Cuevas (1865-1953) paisajista diseñador de la preciosa rosaleda en el año 1914 a imagen y semejanza de la rosaleda de Bagatelle, en el Bois de Boulogne de París.

Ángel Antonio Mingote Barrachina tuvo el honor de ser designado en el año 1982 como alcalde honorífico del Buen Retiro por la simpatía que le profesaba Enrique Tierno Galván (1918-1986) político, sociólogo, jurista y ensayista español, alcalde de Madrid desde 1979 y hasta su muerte en el año 1986, cuando era todavía posible ver a las ardillas saltar de rama en rama de los árboles y acercarse a los ociosos visitantes de los jardines del Buen Retiro para conseguir frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.