Socorrer a los gatos callejeros de Aranjuez, Madrid, durante la emergencia por coronavirus covid 19

En España, el Ministerio de Sanidad autorizó la alimentación de fauna silvestre urbana y rescate de animales domésticos con un comunicado respaldado por la Dirección General de Derechos de los Animales, para aquellas personas debidamente acreditadas como voluntarias de entidades de protección animal, como los salvoconductos de personas cuidadoras y alimentadoras de gatos callejeros, dentro de horarios acordados con la administración pública, en la jerarquía de la organización territorial desde el poder ejecutivo del gobierno a las comunidades autónomas, diputaciones provinciales y ayuntamientos, para que adaptaran sus normativas para permitir atender a los animales de la periferia residencial en lugares y momentos del día de menor afluencia o sin transeúntes, con equipos de protección sanitaria acordes a la emergencia por el coronavirus covid-19.

Autorización de Patrimonio Nacional para alimentar a los gatos callejeros del Palacio Real de Aranjuez

En Aranjuez, que limita al sur de la provincia de Madrid con Ontígola, Toledo, se produjo una polémica a mediados del mes de marzo de 2020 tras decretarse el Estado de Alarma y las restricciones de movilidad, entre la institución de Patrimonio Nacional y la asociación de gatos SOS Felinae, que alimenta a los gatos callejeros de las inmediaciones del palacio real. Desde que empezó el Estado de Alarma, Patrimonio Nacional aseguró haber sustentado a través de sus propios empleados y de la empresa TRAGSA de soluciones ambientales, sistemas de alimentación de la fauna que tiene como hábitat sus jardines, incluyendo en esa fauna a las colonias felinas de gatos callejeros.

El palacio real de Aranjuez comenzó su edificación cuando el monarca de Habsburgo Felipe II encargó a mediados del siglo XVI la construcción del actual edificio del Palacio Real de Aranjuez. Iniciada la obra por el arquitecto Juan Bautista de Toledo, fue continuada por su discípulo Juan de Herrera, aunque no llegó a terminarse hasta el siglo XVIII, durante los reinados de Fernando VI y luego Carlos III quien dirigió la construcción de unas alas que encierran el patio de armas. Hasta el año 1983 el Palacio Real de Aranjuez fue la residencia temporal de los jefes de Estado de otros países que visitaban España en algún acto oficial. En los alrededores de sus fachadas, los Jardines de la Isla y el Príncipe se sitúan entre los cauces de los ríos Tajo y Jarama, habitan más gatos silvestres que los transeúntes que desean visitar el real sitio administrado por Patrimonio Nacional. Los gatos de la colonia felina fueron del agrado de los monarcas de la casa Habsburgo como de los Borbones, así como un reclamo turístico junto a los salones, museo y sala de espejos del palacio.

Antes de que se produjera la crisis sanitaria por la propagación del coronavirus SARS-CoV2 causante de la pandemia covid-19 y el gobierno recomendara a toda la ciudadanía permanecer en los domicilios como medida de confinamiento necesaria tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado del Real Decreto 463/2020, del 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus COVID-19, la gestión de la colonia felina y sobre todo la alimentación de los gatos del palacio real de Aranjuez estaba permitida a la asociación protectora SOS Felina Felinae así como a ARPA, siglas de la Asociación Ribereña de Protección Animal de Aranjuez, por el centro de recogida de animales de Aranjuez, con permiso del ayuntamiento y supervisión de la veterinaria colegiada, vocal de selección de personal para el centro de recogida de animales en Aranjuez, Miriam Soriano Arévalo.

Aranjuez SOS Felina Felinae

Dicha acreditación para que las personas voluntarias de SOS Felina Felinae alimentaran a los gatos custodios del palacio real de Aranjuez fue notificada por última vez el pasado 8 de marzo de 2020, apenas una semana antes de decretarse el Estado de Alarma y confinamiento obligado, restringidas las libertades deambulatorias de los ciudadanos salvo actividades esenciales o de extrema urgencia.

Por este motivo no se comprendió que se vulnerara el derecho previamente otorgado para cuidar de la fauna silvestre dado que la inanición de los animales era un riesgo para la salud pública mucho mayor y real en sus consecuencias dadas las prórrogas de confinamiento que salir individualmente y de forma aislada para poner alimento a los gatos callejeros para que no murieran de hambre y se desplazaran con desesperación a los contenedores para buscar sobras de comida.

La alimentación para los gatos callejeros de Aranjuez en la colonia felina aneja al palacio del real sitio quedaba garantizada… por las personas voluntarias que siempre cuidaron de los felinos silvestres, ángeles custodios. No obstante, debido a la preocupación expresada por las asociaciones de animales y valorando riesgos de salud pública, se permitió que únicamente alimentadores acreditados por el ayuntamiento depositen recipientes en el exterior del palacio de Aranjuez entre las columnas de la fachada sur, solamente de pienso seco y agua, no comida húmeda.

Patrimonio Nacional Aranjuez SOS Felinae coronavirus COVID-19

La presidenta de Patrimonio Nacional, María Llanos Castellanos Garijo, designada desde febrero de 2020 tras suceder en el cargo institucional a Alfredo Pérez de Armiñán, envió una carta, publicada el 30 de marzo de 2020, a la Presidenta de la Asociación SOS Felina Felinae, enumerando las medidas adoptadas para cumplir las normativas del Estado de Alarma al tiempo que no se abandone a los animales callejeros de acuerdo con la excepcionalidad de la crisis sanitaria por el coronavirus covid-19.

Patrimonio Nacional actuó con diligencia en un tema controvertido por la desinformación en la psicosis social del coronavirus covid19, ciertamente es mucho más simple respetar a los felinos guardianes del palacio real de Aranjuez que la cirugía arquitectónica e hidrográfica comenzada dos años atrás, en marzo del 2018, para reparar el muro parcialmente desplomado que da a la ría de Aranjuez, una canalización de 30 metros de anchura que separa el Palacio Real y el terreno frente a su Plaza de Armas, el Jardín de la Isla, creación de Felipe II, dirigida por Juan Bautista de Toledo. La ría de Aranjuez convierte este ramal del río Tajo en navegable a su paso por el palacio y lo protege de las crecidas del agua. Diseñado por el arquitecto Pedro Caro Idrogo en el primer tercio del siglo XVIII, el muro del palacio fue levantado a base de sillares de piedra caliza de 4,20 metros de altura y se prolonga desde la cascada de las Castañuelas hasta el extremo de la Isleta con un recorrido de 902 metros. Los gatos custodios del palacio real de Aranjuez habitan entre el patio interior, la fachada sur de columnas y pasillo empedrado, hasta los jardines del Príncipe.

Sin embargo, pese a las buenas intenciones manifestadas por Patrimonio Nacional y el ayuntamiento de Aranjuez, las quejas de SOS Felina Felinae estaban justificadas en que operarios medioambientales e incluso agentes de policía eran quienes retiraban los comederos con alimento para gatos, que al día siguiente quedaban en los contenedores de residuos. Tal cual, por si fueran pocas las dificultades de financiar la compra de los piensos y alimentos para gatos por estrechez económica, encima de pasar las trabas burocráticas y actuar dentro de la legalidad, resultó que quien quitaba los comederos y echaba lejía en las ubicaciones de alimentación de los gatos del palacio real de Aranjuez eran funcionarios del propio municipio.

Controversia por la sustracción funcionarial de los alimentos para los gatos callejeros en el Palacio Real de Aranjuez

Operarios de parques y jardines, agentes medioambientales y hasta policías locales retiraron por la mañana tanto los recipientes utilizados de comederos como también el pienso seco sin terminar que estaba disponible para los gatos del palacio real de Aranjuez, el alimento fue encontrado en una papelera de las inmediaciones junto a los cuencos de comida como demuestra la fotografía publicada por SOS Felina Felinae a modo de prueba notarial.

Nunca tuvieron tanta diligencia los funcionarios municipales para retirar residuos de los botellones ni sancionar las cuadrillas juveniles que beben alcohol al aire libre en los jardines y parques públicos sin respetar ni la distancia de seguridad durante la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19 ni llevar mascarillas KN95, FPP2 (siglas en inglés, filtering face pieces) regaladas por la sanidad pública con la tarjeta de la seguridad social. En años anteriores cuando no hubo una crisis sanitaria semejante, sin restricciones excepcionales a la libertad deambulatoria, recogieron los residuos del botellón los operarios municipales con el mismo ahínco con el que retiran los recipientes de comida para los indefensos gatos callejeros.

Durante el mes de abril se sucedieron las quejas, debidamente documentadas con material probatorio, como las fotografías adjuntas del estado de los comederos en las columnas de la fachada sur del palacio real de Aranjuez en la noche de la colocación de los alimentos para los gatos, con fecha y hora al realizar las fotografías, para comprobar su desaparición al día siguiente, concretamente el 21 de abril de 2020. Las cuidadoras de SOS Felina Felinae encontraron los recipientes con el pienso seco en papeleras de las inmediaciones del patio empedrado, como consecuencia los gatos se habían quedado sin comer pese al esfuerzo de sus únicas defensoras en Aranjuez: SOS Felina Felinae y Asociación Ribereña de Protección Animal de Aranjuez, además de las personas cuidadoras anónimas que simpatizan con los gatos callejeros en la villa y real sitio.

SOS Felina Felinae dejó una nota a modo de comunicado recordando que tenían la debida acreditación y habían recibido previa autorización de Patrimonio Nacional y el ayuntamiento de Aranjuez entre los días 8 y 30 de marzo de 2020 para alimentar a los gatos cumpliendo las normativas sanitarias y los criterios jurídicos de la Instrucción del Ministerio de Sanidad mientras duraran las sucesivas prórrogas del Estado de Alarma en España por la emergencia del coronavirus covid-19.

La atención a los gatos callejeros abarcaba algo tan básico como su alimentación, aprovisionando cada tres días de alimentos en sus ubicaciones del palacio real de Aranjuez, como atender a los enfermos y rescatar gatos malheridos. Tristemente, el pasado día 16 de mayo de 2020, las cuidadoras de SOS Felina Felinae encontraron a una madre gata fallecida de forma violenta, mientras mamá gata romana regresaba a cuidar de sus bebés lactantes, por lo que la asociación decidió acoger a los gatitos al tener menos de dos meses de edad.

gatos del palacio de Aranjuez SOS Felina Felinae

Quizá los gatitos de pelaje variopinto, solamente un gatito es barcino como la mamá gata, tengan más suerte en la vida si tras sociabilizarse en una vivienda con familia humana logran ser adoptados en familias responsables y eviten los peligros de la vida callejera.

El pasado 18 de mayo de 2020, desde SOS Felina Felinae protestaron en redes sociales, con una crónica no exenta de cierto fanatismo enmascarado, que a pesar de llevar acreditaciones del ayuntamiento de Aranjuez a modo de salvoconducto para alimentar a los gatos callejeros sin saltarse la cuarentena ni las restricciones a la libertad deambulatoria, algunos gorilas trataron de intimidar y reprimir con multas coercitivas a las voluntarias que iban a cuidar de los gatos.

Intimidación de facto y de jure a las alimentadoras de gatos callejeros en Aranjuez

Agentes de la policía local de Aranjuez sancionan a una alimentadora de gatos acreditada por el ayuntamiento.

La persona en cuestión estaba alimentando a unos gatos cuya colonia felina tiene controles de natalidad establecidos dentro del método de captura, esterilización y suelta, permitido por el Ayuntamiento de Aranjuez, cuando un vecino increpó e insultó a la cuidadora de gatos con amenazas de “romperla la cabeza” -sic, así literalmente- si la volvía a ver dando de comer a los gatos. La voluntaria llamó a la policía nacional a través del número de emergencia 091 pero la alarma fue delegada pues se presentaron agentes de la policía local de Aranjuez, quienes en vez de reprender el comportamiento del hombre que la estaba gritando y amenazando, emprendieron un discurso coercitivo contra la cuidadora de los gatos callejeros, manifestaron contumaces que no se podía dar de comer a los gatos, cuando ellos saben que no es cierto, porque está permitido por acreditación institucional del ayuntamiento y por instrucción del Ministerio de Sanidad, aún así la dijeron que estaba prohibido anunciaron que sería multada por quebrantar una ordenanza medioambiental y saltarse el confinamiento durante la cuarentena.

La cuidadora argumentó que tenía una acreditación del ayuntamiento de Aranjuez pero un agente de policía local espetó “que eso no valía para nada” y que “tanto ARPA como las Felinas les lavábamos el cerebro” donde no hay dos neuronas que hagan sinapsis en cada patrulla sino en toda la brigada. En definitiva, después de una fuerte discusión, agentes de ambos cuerpos de seguridad ciudadana, pero en especial policías locales de Aranjuez según la versión de los hechos explicada por la cuidadora de gatos, tuvieron una actitud intimidatoria hacia ella y sin embargo defendieron al presunto acosador que la amenazó, comportamiento detonante de la llamada a la policía.

La ciudadana cuidadora de los gatos presentó denuncia, aunque su señoría, quien reciba la denuncia por turno de reparto desde el decanato de la sede del partido judicial no tardará en archivarla a carpetazo limpio sin investigación alguna, pues los jueces necesitan mantener las prerrogativas de los sicarios para evitar un amotinamiento, actúan en connivencia, dado que de lo contrario ninguna de sus órdenes judiciales sería obedecida. Quien pierde el control de los cuerpos de seguridad y fuerzas armadas pierde su gobierno, mutatis mutandis, quien pierde el control de la policía, pierde el control jurisdiccional de su partido judicial.

Estos hechos se vienen sucediendo habitualmente por parte de algunos miembros de la policía local de Aranjuez, quienes presuntamente mantienen una actitud chulesca e intimidatoria hacia personas cuidadoras de los gatos callejeros, poniendo en duda y cuestionando las acreditaciones que el Ayuntamiento de Aranjuez ha concedido a las asociaciones de animales según el Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo del 2020 por el que se declaró el Estado de Alarma en España por la pandemia y la Instrucción del Ministerio de Sanidad sobre alimentación de animales domésticos durante la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19.

gatos del palacio de Aranjuez SOS Felina Felinae

Es muy lamentable que este tipo de actitudes no sean castigadas y prevenidas por parte de los responsables de los Cuerpos de Seguridad que se suponen están para preservar y hacer cumplir las leyes, en vez de ser ellos mismos quien las incumplen a costa del “derecho del más fuerte”, ya que estas dolosas actitudes de represión institucional podrían ser un delito de prevaricación administrativa y abuso de autoridad en funcionario.

Desde SOS Felina Felinae, solicitaron a María Mercedes Rico Téllez, Concejal Delegada de Seguridad Ciudadana en el gobierno del ayuntamiento de Aranjuez, que investigue quienes son esas “pocas manzanas podridas” que menoscaban el buen trabajo del Cuerpo de Policía Local de Aranjuez, así como la mala imagen que dan de las fuerzas de seguridad ciudadana.

La asociación recomienda a cualquier ciudadano que si sucede algo así, debe pedir al policía el número de placa o carnet profesional, está obligado a facilitarla por el artículo 21 del Real Decreto 1484/1987, de 4 de diciembre, sobre normas generales relativas a escalas, categorías, personal facultativo y técnico, uniformes, distintivos y armamento del Cuerpo Nacional de Policía, en caso que se niegue coger la matrícula del vehículo policial y la hora de la incidencia para presentar denuncia en la Comisaría o dado que se trata de un caso de corrupción, en la sede Juzgado de Guardia, por delito de abuso de autoridad en funcionario público y prevaricación administrativa.

Artículo 21 del Real Decreto 1484/1987

Uno.–Los funcionarios que prestan servicio sin uniforme usarán como medio identificativo de su condición de Agentes de la Autoridad el carné profesional y la placa-emblema, cuando sean requeridos para identificarse por los ciudadanos o en los casos que sea necesario para realizar algún servicio.

Dos.–Los funcionarios que realizan servicio de uniforme acreditarán su condición de Agentes de la Autoridad con el mismo. No obstante, llevarán obligatoriamente el carné profesional, que será exhibido cuando sean requeridos para identificarse por los ciudadanos, con motivo de sus actuaciones policiales.

Tres.–Hallándose los funcionarios fuera de servicio, solamente podrán utilizar el carné profesional y la placa-emblema, excepcionalmente, cuando tengan que actuar en defensa de la ley o de la seguridad ciudadana.

El pasado 26 de mayo de 2020, SOS Felina Felinae difundió el caso de una gata que había recorrido kilómetros dentro de la propia villa de Aranjuez para regresar a su colonia felina de origen. Esta gatita junto con su hija, fue rescatada de un edificio residencial en el barrio residencial AGFA en Aranjuez. Vivían en un gran patio donde no molestaban, todo lo contrario, quitaban bichos y ahuyentaban roedores en el vecindario, ya que la zona está en pleno campo, donde convivían felices, eran queridas por la mayoría de los vecinos. Sin embargo, como es habitual, siempre hay alguna mala persona a las que no les gustan los gatos, en vez de irse ellos a vivir al medio del campo en una casa rústica vallada para que no les moleste nadie, pues se las arreglan para echar a los animales que vivían antes que ellos en el hábitat que consideran su hogar.

Unos vecinos del barrio AGFA de Aranjuez solicitaron ayuda a la asociación de animales SOS Felina Felinae, así que acudieron para sacar del patio a las gatas, fueron esterilizadas en una clínica veterinaria y las trasladaron a una colonia controlada a bastante distancia, a pesar de que lo preferible no es reubicar a los gatos callejeros, allí estuvieron meses en un lugar seguro y muy agradable. Daisy o Margarita, así fue bautizada la hija gata, cayó enferma con una neumonía y hubo que ingresarla en una veterinaria. La mamá gata se quedó sola. Aparentemente se adaptó bien, pasaron los meses y ella parecía que se había adaptado a su nueva situación, en un lugar nuevo sin su bebé, sin embargo, el viernes 22 de mayo de 2020, apareció en su antiguo patio. Lo más impresionante es que después de meses reconoció a la persona que ponía su alimento y se mostró ufana.

La hija Daisy está acogida en la asociación SOS Felina Felinae, ella aún no ha salido en adopción y es una gatita triste y deprimida, a pesar de jugar con ella, no se relaciona con el clan de los gatos y se pasa el día en la ventana mirando a la calle.

Su mamá ha regresado a su casa, posiblemente buscando a su hija y su antigua casa. Confiamos que los vecinos sepan valorar la nobleza y el gesto de esta gatita, que ha vivido toda una aventura para regresar a su hogar, porque ese es su hogar, al igual que los humanos que viven allí. Desde luego lucharemos para que se respete su derecho a vivir en su hogar.

El 31 de mayo de 2020, la asociación SOS Felina Felinae dio una de las noticias más tristes, denunciaron la muerte de una gata tricolor en la colonia felina del palacio de Aranjuez.

La mayoría de la gente pasea un sábado por la tarde por los alrededores del Palacio de Aranjuez en un momento de descanso que debería ser agradable, pero te puede pasar de todo. Llegamos a las columnas del palacio en la fachada que da acceso al jardín de la isla y llenamos de pienso los comederos de los gatos que viven allí y quienes tienen permiso del ayuntamiento para ser alimentados. Aunque se recomienda siempre un horario de nocturnidad, sin afluencia de transeúntes, para poner la comida de los gatos callejeros con discreción y sigilo.

gatos del palacio de Aranjuez SOS Felina Felinae

Los gatos acobardados de ver tanto movimiento de gente, intentan salir tímidamente mirando de un lado a otro para esquivar los obstáculos y poder llegar a su comida, pero inmediatamente se asustan y vuelven al interior del jardín a través de la puerta de rejas, ellos sienten el peligro que representa salir al exterior del patio del palacio, sin embargo, el hambre debe haberse asentado en su estómago y tímidamente los gatos intentan sobrepasar esos pocos metros que les separan de los recipientes con su alimento y agua.

Terminada la labor, tras colocar los recipientes para los gatos, comienzan a caminar entre la multitud. Nos llama la atención un grupo de personas que lleva varios perros, pero en especial un perro suelto, deambulando a su aire sin correa, separado de su dueña que iba a su rollo. Una corazonada hizo sentir un peligro en ese perro concreto, por lo que advirtió a su compañera y se dirigió hacia el perro, había caminado unos metros a un ritmo alto acercándome al animal, cuando observa que arranca raudo y veloz sorteando a la gente que paseaba, corriendo hacia donde estaban los gatos comiendo.

Comienzo a correr hacia el lugar gritando a la dueña que por favor ate al perro y mi compañera se mete por dentro de los soportales de los bajos de palacio, fue cuestión de segundos, vimos a la niña pequeña mirando feliz a los cuatro gatitos que estaban comiendo, cuando llegamos chillando entre toda la gente para que pararan a ese perro que iba directo hacia los gatos, pero que entre los animales estaba una niña. Nuestra compañera de SOS Felina Felinae llegó casi exhausta y puso su mochila entre la niña y el perro estando a punto de llevarse una buena mordida, a continuación el perro cambió de rumbo y se dirigió hacia un gato que afortunadamente saltó el foso que rodea al jardín de la isla del palacio.

Sorprendentemente unos señores que iban con varios perros empiezan a decir “que es que había muchos gatos” en vez de reprochar la conducta de llevar a los perros sueltos, que sería lo razonable, ya que igual que van los perros por la calle, también tienen derecho los gatos y no por eso hay que amenazarlos. Pensamos que seguramente aquellas personas hipócritas no hubieran reaccionado de la misma manera si el perro hubiera lastimado a la niña, pero como eran gatos callejeros, la legislación y normativas medioambientales para algunos ciudadanos no tiene validez y su perro puede ir suelto.

La dueña del perro aprovechando el jaleo que se organizó y ante mi advertencia de que iba a llamar a la policía, cambió el rumbo y discretamente se marchó. La policía local de Aranjuez, como es habitual cuando se trata de animales no acudió, quizá fue mejor, porque cuando acude es para intimidar y amenazar con multas a las alimentadoras de gatos callejeros, en vez de sancionar a los verdaderos infractores de las leyes.

Cuando llegamos nos estaban esperando los cinco gatitos que viven en una de nuestras colonias desde hace años en Aranjuez. Hace unos meses llegó una gatita preciosa tricolor, a primeros de junio iban a esterilizarla, ya que con las restricciones durante el confinamiento decretado en las medidas de restricción de la movilidad y la libertad deambulatoria de la ciudadanía para frenar la propagación del coronavirus SARS-CoV2 causante de la pandemia covid-19, las clínicas veterinarias solamente atendían urgencias y revisiones para animales que padecieran patologías con historial previo.

Todas las noches, las cuidadoras de los gatos callejeros colocan su comida húmeda y los felinos silvestres se sientan pacientes a esperarla delante de nuestra puerta, maullando si no está a tiempo su cena. Hoy la gata tricolor era la primera. Estaba tumbada delante de nuestra puerta cuando llegamos, tardamos una hora en salir a darles de cenar y cuando mi compañera salió a darles su cena le extrañó que ella ya no estuviera con lo que le gusta la comidita blanda. La compañera de la asociación que cuida de los gatos de Aranjuez, SOS Felina Felinae, llegó muy preocupada, no entendía cómo se había ido si llevaba allí dos horas esperando su ración, volvió a salir un par de veces a buscarla y un buen señor fue a buscarla y le dio la desgarradora noticia. Un conductor temerario y sin escrúpulos pasó a gran velocidad por la calle sumamente estrecha y ni siquiera hizo ademán de frenar, simplemente aprovechó para llevarse como trofeo de taxidermia “otro gato muerto”.

Nuestra gata no pudo comerse su anhelada ración diaria de comida rica, porque un psicópata degenerado considero que su vida no valía ni siquiera levantar el pie del acelerador, la dejó tirada en medio de la calle rodeada de sangre y con su linda cabecita destrozada. La cogimos llorando y con el corazón encogido la metimos en una bolsa… la apreté contra mi pecho con la esperanza de que aún tuviera pulso, comencé a tocar sus pequeñas patitas rígidas y su cabeza inerte, su pequeño cuerpo aún estaba caliente y cuando comencé a pasar mi mano por su vientre nos dimos cuenta de que estaba embarazada, su pequeño cuerpo anunciaba que en su interior ya había vida gestante. Intenté escuchar dentro de su cuerpo, pero el silencio era dolorosamente absoluto.

Nunca entenderemos cómo puede haber personas que odien tanto a estos maravillosos animales, como para matarlos sin ningún tipo de remordimiento, hablamos de enfermos mentales. Nuestra gatita tricolor se llama así… Tricolor. En el mismo lugar donde su vida fue arrebatada otras ocasiones mataron a otros compañeros felinos, porque nadie respeta la velocidad de circulación en la ciudad.

Nuestra pequeña tricolor es una gata, un ser que para muchos ignorantes consideran una plaga, los matan sin saber que los gatos son seres maravillosos, cariñosos, inteligentes, limpios y que nunca hacen daño a nadie, sino todo lo contrarios. Adiós cariño, adiós a ti y a tus bebés. Nosotras te recordaremos todos los días cuando vayamos al hogar y tu plato permanezca vacío.

Proteger a los gatos silvestres de Aranjuez más allá de la emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19

El pasado 3 de junio de 2020, explicaron la situación olvidada de los gatos que se aproximan a los jardines del camping que cada verano se sitúa en Aranjuez. El camping de Aranjuez es un lugar precioso en un entorno idílico, una forestación rodeada de huertas históricas, colinda el cauce del río Tajo y parte del jardín del Príncipe, es un lugar encantador y asequible económicamente para pasar unas vacaciones en plena naturaleza en el sur de Madrid.

Sin embargo, para los gatos es un auténtico infierno. Los gatos adultos malviven entre las hierbas del río con la humedad en los huesos. Sin fuente de agua, tienen que acercarse al río en donde los adultos, con suerte pueden sobrevivir gracias a su agilidad, pero los gatitos bebés son atacados por las ocas y ahogados en las aguas del río.

En verano, conseguir comida es otra aventura. Los gatos mendigan a los turistas entre las caravanas y tiendas de campaña y en la terraza-restaurante del camping, logrando algunos escasos alimentos de los turistas de buen corazón que no soportan ver a los animales día tras día durante su estancia en esas terribles condiciones famélicas.

En invierno el camping cierra y los animales que encontraban comida durante la estación estival se mueren de hambre, ya que nadie -salvo las cuidadoras que simpatizan con los gatos- se aproxima hasta la forestación aneja al cauce del río para alimentar a los gatos y por la zona solamente hay campo inhóspito, sin viviendas salvo cuando montan el camping estival.

Durante el confinamiento domiciliario para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV2, síndrome respiratorio agudo causante de la pandemia covid-19, algunas personas avisaron a las asociaciones del estado cruel en que se encontraban los gatos callejeros en Aranjuez. Voluntarias de SOS Felina Felinae se acercaron a las inmediaciones del camping de los jardines del Príncipe para comprobarlo y fue terrible constatar la realidad de la situación. Algunos gatos apenas podían andar, su extrema delgadez se envidenciaba prima facie, a primera vista y de forma palmaria, en los huesos de la columna y sus costillas, apenas podían sostenerse sobre sus patitas. Gatos cabizbajos, afligidos, a la búsqueda de comida que casi tocaban el suelo con sus bigotes felinos.

Andaban por las calles del camping lentamente, como esperando que llegara su momento, con la mirada perdida sin esperanzas, quizá esperando que su cuerpo dejara de soportar ese esfuerzo y perecer en algún rincón húmedo e inhóspito. La visión fue tan devastadora y horrible que el corazón nos dio un vuelco y un dolor infinito nos inundó. Preparamos unas casetas cubiertas para los gatos ya que era época de lluvias y debíamos proteger el pienso de las inclemencias. Las voluntarias de SOS Felina Felinae pudieron dialogar con el guarda del camping de los jardines de Aranjuez, un hombre amable que se ofreció a poner la comida que las cuidadoras de los gatos llevaran.

SOS Felina Felinae se puso en contacto con el ayuntamiento de Aranjuez y la alcaldesa del consistorio María José Martínez de la Fuente, hay que decirlo, no puso objeción alguna. Sin embargo, el guarda forestal se marcha el sábado 6 de junio de 2020 y al parecer el señor que tiene el camping en régimen de alquiler no está por ayudar a los gatos silvestres.

Llevamos días escribiendo a todos los responsables del ayuntamiento informando de la situación, para que se nos facilite la entrada y la instalación y poder acondicionar algún lugar discreto alejado del cauce del río para la instalación de unas casetas a modo de refugio de las inclemencias meteorológicas, sobre todo las tormentas lluviosas, donde colocar unas tolvas de agua y pienso para gatos. Sin embargo hace días contactaron en dos ocasiones al ayuntamiento de Aranjuez y a fecha de 3 de junio de 2020 aún no habían recibido respuesta alguna del consistorio para encontrar una solución consensuada.

Hay que considerar que la tardanza se deba a la situación excepcional por la crisis sanitaria que estamos viviendo, por el luto nacional hacia las víctimas de la pandemia del coronavirus covid-19 y que todo trámite burocrático se ha ralentizado en el caos institucional. El camping de Aranjuez es de propiedad municipal, pero es gestionado por una empresa privada, aunque evidentemente bajo legislación autonómica de la comunidad de Madrid, deja claro que los ayuntamientos con la colaboración de las asociaciones, deberán velar por el bienestar de las colonias felinas a través de su gestión y control ético mediante método de captura, esterilización y retorno a la ubicación original de su hábitat y mantenerlos alimentados tras el control de natalidad. Los gatos silvestres ejercen una influencia disuasoria sobre los roedores, que dicho sea de paso es muy necesaria en un lugar de campo al lado del río y por donde las ratas camparían a su antojo.

El deterioro de los bosques, jardines y parques públicos, muestran la villa de Aranjuez como una imagen tercermundista y desagradable, como consecuencia de la dejadez de la administración en relación con el maltrato animal, tipificado en el artículo 337 del Código Penal a pesar de tener condenas irrisorias, en el anterior Código Penal del año 1995 el maltrato animal con muerte violenta era tipificado como una mera falta en el artículo 632 con multa económica de calderilla pero tras la última Ley Orgánica de seguridad ciudadana del año 2015 que convirtió toda falta en delito leve se incorporaron elementos agravantes sobre el maltrato animal ejercido delante de menores de edad. Muchos turistas acuden a asociaciones de animales pidiendo que intervengan en ayuda de esos pobres gatos. Aranjuez es un lugar declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad desde el año 2001 por la UNESCO, la organización educativa, científica y cultural de las Naciones Unidas, debería significar que la villa ofrece una imagen de ciudad moderna, sensible, concienciada ante su fauna y medioambiente.

Esperamos que de forma urgente el ayuntamiento de Aranjuez aporte soluciones a las peticiones de las personas preocupadas por la fauna silvestre, implicándose de forma activa como responsable del camping de Aranjuez próximo a los jardines del Príncipe, para proporcionar una imagen humana y una mejor vida para los animales que ofrezca al visitante un mejor criterio cuando se vayan de nuestro pueblo. Si consideras que puedes aportar tu granito de arena dando tu opinión al ayuntamiento, puedes escribir tus sugerencias al correo electrónico de José González Granados: jgonzalez@aranjuez.es, ingeniero forestal, técnico medioambiental en el cargo de Tercer Teniente de Alcalde Delegado de Medio-Ambiente, Parques y Jardines, Agricultura, Salud y Consumo y Bienestar Animal, así como de los miembros del gobierno municipal en Aranjuez.

Sigue las actualizaciones a través de su página dedicada a la protección de los gatos en Aranjuez, el perfil de SOS Felina Felinae en Twitter y la página de SOS Felina Felinae en la red social Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://besosdegato.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.