¿Por qué maúllan los gatos?

Los gatos emiten una variedad de sonidos que podrían clasificarse, grosso modo, en tres categorías: maullidos, ronroneos, bufidos/gruñidos. Los estudios de etología (conducta animal) relacionados con los gatos muestran que para comunicarse con sus congéneres, los felinos domésticos (Felis silvestris catus) vocalizan realmente muy poco, de modo infrecuente y más relacionado con ciclos biológicos instintivos. La mayor parte de su comunicación se basa en un lenguaje no verbal, pues los gatos establecen avisos territoriales en base al marcaje (orina, feromonas liberadas al frotarse lateralmente y arañar objetos visibles en el entorno), utilizan indicaciones corporales en los encuentros con otros gatos…

Ver más ¿Por qué maúllan los gatos?

Celo, cortejo y apareamiento en los gatos

Los gatos entran en celo alrededor de los ocho meses de edad y las gatas pueden tener su primer celo a los seis meses, generalmente, todos los gatos tienen sus primeros comportamientos sexuales antes de terminar su crecimiento y alcanzar la edad adulta. Durante el celo los gatos macho maúllan muy fuerte y orinan para marcar su territorio, no como cuando miccionan en la bandeja de arena, sino de una manera característica como si lanzasen orina a presión o como si fuese un spray fuerte, con un olor difícil de soportar para los humanos. Los gatos en celo se vuelven…

Ver más Celo, cortejo y apareamiento en los gatos

La caída del gato

Los gatos son atletas felinos de pequeño tamaño, son delicados pero a la vez muy resistentes, tanto que seguramente muchos de ustedes han visto en noticias, curiosas anécdotas de gatos que han sobrevivido a peligrosas caídas. Incluso caídas desde varios pisos de altura debido a un descuido del gato moviéndose por un bordillo de la ventana. Realmente los gatos tienen más posibilidades de sobrevivir a una caída de más de 3 pisos de altura que al abandono por parte de los humanos en la calle. Los gatos tienen la capacidad de caer desde grandes alturas sin sufrir mucho daño y…

Ver más La caída del gato